Pastel de cebolla y queso de cabra

Día mil y uno de cuarentena.

Está bien, es una exageración, pero un sábado por la tarde, después de una mañana lluviosa, te das cuenta de que ha salido un sol espléndido y te dan ganas de ponerte las zapatillas de deporte y salir a pasear por el campo, o arreglarte rápidamente y enviar un mensaje a los amigos diciéndoles que les esperas en el lugar de siempre para compartir un café y unas risas. Sigue leyendo

Arroz con cerdo y espárragos

Dia 31 de confinamiento.

Hace un par de meses no podía dejar de quejarme del malvado horario de trabajo que yo misma me había impuesto, normalmente trabajo de mañana, pero a finales de 2019 nos metimos de cabeza en un proyecto nuevo para los jóvenes del municipio que conlleva muchas horas de actividades por las tardes, así que desde que comenzó el año no había parado ni una tarde por casa. Sigue leyendo

Redondo relleno de jamón y queso

Hola a todos!

El hilo de mis últimas semanas del año no ha cambiado, las horas pasan volando y yo estoy encantadísima de estar super ocupada; además de agradecida porque, en mi agenda se unen a partes iguales: trabajo, citas familiares y preámbulos navideños con amigos.

Sigue leyendo

Panecillos rellenos

Los que me seguís a través de mi Instagram ya sabéis que en la receta de esta semana había un elemento peculiar, berenjena. Y no una berenjena cualquiera sino una berenjena enorme de color verde con betas que tienden a moradas y un tanto redonda.

Sigue leyendo

Solomillo con mojo picón y patatas

No soy un Superman ….

Esta mañana me levanté con esta canción de David Bustamante metida en la cabeza. No se si ha sido mi subconsciente intentando llamar mi atención o simplemente la he oído en segundo plano en algún momento y no paro de tararearla.

No es una canción que me guste, ni siquiera se muy bien la letra, solo recordaba parte del estribillo y me viene al dedo para explicar la receta de hoy. Sigue leyendo

Lomo a la sal con su salsa

Ya lo auguraban los meteorólogos, que tras un verano demasiado largo y cálido tendríamos un otoño corto y muy frío. Y si a eso le unimos la llegada de las primeras nevadas, el encendido de algún que otro alumbrado y los comercios a rebosar de posibles regalos… pareciera que la Navidad esté a la vuelta de la esquina.

Sigue leyendo