Sopa de lubina y gambas

Cada cocina es un mundo y por eso, antes de empezar a cocinar hoy, pido disculpas a uno de los grandes cocinillas de mi casa, mi tío Luis.20170209_135406

-Luis: lo siento.

Porque acabo de coger una de sus recetas, la que más me gusta, y sin preguntarle a él directamente como la prepara, he metido en esa batidora que a veces es mi cerebro una pizca de recuerdos de la última vez que la disfrutamos todos en casa, otro poquito de esas explicaciones que nos dan las madres y abuelas (en este caso una de mis tías) cuando le preguntas por una receta y su respuesta es: “eso es muy fácil, un sofrito de todo un poco y después…” y mis artimañas personales de gustos y costumbres en la cocina. Y con todo eso bien mezclado, batido y vuelto a mezclar he cogido la receta de sopa de pescado de mi tito y la he preparado hoy en casa.

Hace días que tenía ganas de comerla, quizás porque estas pasadas navidades nos han faltado días para comer más veces juntos en casa y no la hemos saboreado, o tal vez, y esta va a ser la razón más plausible, porque el hijo del reputado chef hogareño está desbancando al padre del podium y se ha pasado todas las fiestas deleitándonos con sus dotes en la cocina.20170209_135203

De un modo u otro, esta es una de esas recetas que nos obligan a todos los comensales a trabajar para poder disfrutarla, y que nadie se me asuste, que la sopa es muy sencilla de preparar, pero las buenas costumbres no hay que perderlas:

-¿Que Fulanito se va de pesca esta noche? -Pues tráete unas lubinas o albures frescos para preparar sopa mañana.

-¡Abuela! A primera hora a la pescadería a por unas buenas almejas (en mi caso he puesto gambas).

-Niño!, tu vete limpiando el pescado…. y otro que vaya a por un buen vino…. a ver, las mujeres: ir pensando con qué vamos a acompañar la sopita.

Y al día siguiente la misma mesa de siempre, con las mismas caras conocidas y el disfrute de un almuerzo en familia.

Con toda esta retaila de quehaceres familiares, yo os dejo con mi versión de esta sopa de pescado y os animo a probarla tanto con pan, como con arroz o incluso con patatas cocidas dentro, de cualquier modo es exquisita.20170209_135106

Espero que os guste!

INGREDIENTES: (Para 4 personas)

1 lubina de 500 gr aprox. (limpia sin piel ni espinas y cortada en rodajas)

250 gr gambas frescas

1 cebolla grande

1 pimiento verde italiano

1 pimiento rojo carnoso

1 penca de apio

1 puerro

1 tomate

3 dientes de ajo

1-2 guindillas

sal- pimienta negra molida- pimentón dulce molido- AOVE

 

En primer lugar vamos a pelar las gambas, reservando por separado los cuerpos pelados de las cabezas, el resto de la piel la podemos tirar.

En una cazuela, a fuego medio, calentar 3-4 cucharadas soperas de aceite de oliva, añadir los dientes de ajo pelados enteros, la guindilla y las cabezas de las gambas.20170209_122352

Cocinar, mezclando de vez en cuando hasta que las cabezas empiecen a dorarse. Reservar hasta que temple.

Colar ese aceite a la olla donde vamos a preparar la sopa, y conservamos las cabezas doradas y los dientes de ajo a parte (podemos utilizar también la guindilla si queréis darle un toque picante a la sopa).20170209_123451

Picamos todas las verduras en dados. Después las trituraremos así que la forma no es importante, eso sí, cuanto más pequeñas, antes se cocinarán.

Calentamos la olla con el aceite colado, añadimos el apio troceado, dejamos cocinar 3-4 minutos y añadimos la cebolla, los pimientos y el puerro troceados. Pochamos a fuego medio hasta que las verduras estén tiernas y entonces añadimos los trocitos de tomate.20170209_125842

Yo he pelado los tomates antes de picarlos, pero no es necesario porque después colaremos el caldo de la sopa.

Salpimentamos el sofrito y añadimos 1 cucharada rasa de pimentón, y mezclamos rápidamente para que se cocine sin quemarse. Dejamos que se siga cocinando a fuego bajo.

En el vaso de la batidora vertemos las cabezas de las gambas doradas, los ajos y un poco de agua. Trituramos lo más fino posible y pasamos la pasta resultante por un colador, exprimiendo todo el jugo posible. Añadimos este caldo y un vaso de agua al sofrito y dejamos cocinar 10 minutos a fuego medio.

Trituramos el contenido de la olla y lo pasamos por un colador antes de devolverlo de nuevo al fuego.20170209_131126

Ahora mismo tendremos una crema de tono marrón y demasiado espesa para ser una sopa, solo tenemos que añadirle dos vasos más de agua, probar y corregir de sal.

Dejamos hervir el caldo unos minutos y añadimos las rodajas de lubina y las gambas y cocemos el pescado 3 minutos.

Mientras nuestra sopa reposa un poco, cortamos una barra de pan en rodajas y las tostamos en el horno con calor arriba y abajo, para que además de crujientes queden un poco secas.

20170209_134814

Para servir, podemos introducir las rodajas de pan tostado dentro de la sopa y que se empapen del caldo, así es como solemos hacerlo en casa, aunque yo prefiero servir el caldo con el pescado y poner el pan a parte, que cada uno se sirva la cantidad que prefiera.

La última opción es sacar las rodajas de lubina y servir en la sopera solo el caldo con las gambas, para poder individualizar más la cantidad de ingredientes que servimos en cada plato. Como siempre, la mejor opción será la que más os guste.

Buen provecho!

NOTA: Esta vez me ha tocado a mi limpiar el pescado y como no se me da demasiado bien, he preferido cortar las rodajas con piel y si eliminar la espina central, por miedo a estropearlo, pero podéis pedirle al pescadero que os prepare las rodajas ya limpias y listas para cocinar.

Juego de blogueros 2.0: Crema de yogur y mascarpone con pera y semillas

Hoy es el día de trabajar ese temido “no me gusta” a la hora de comer.20170130_165848

Es muy común escuchar a los más pequeños de la casa decir que no le gusta alguna comida, incluso antes de haberla probado, tal vez porque su aspecto no le atrae. Pero ¿qué hacemos cuando somos los adultos los que nos hacemos boca de la temida frase? Sigue leyendo

Ensalada de canónigo, pez espada y berenjenas con vinagreta de miel

Poner etiquetas nunca se me ha dado demasiado bien, solo tenéis que ver los títulos de mis entradas, algunos tan escuetos que apenas consiguen definir lo que os he cocinado y otros tan rimbombantes que algún iluso puede pensar que he preparado un plato de estrella Michelín.20170124_143800

Sigue leyendo

Albur y alcachofas horneadas al vapor, con perejil y limón.

No diré que me sudan las manos, sin embargo, aunque resulte exagerado, el corazón me palpita más rápido que la última vez que nos vimos.20170116_141649 Ha pasado demasiado tiempo sin venir a veros y he tenido que revisar las últimas entradas y el formato que suelo utilizar para publicar, frotarme las manos, que siguen sin sudar y respirar hondo antes de comenzar a escribir. Sigue leyendo

Juego de blogueros 2.0: Canapés de patatas duquesa de aguacate con salmón y su mayonesa

¡Que se acaba el año chic@s!20161213_154014

Hoy  pondremos punto y final al 2016 y como es costumbre, vamos a terminar el año con buenos propósitos, con la mejor compañía y con mucha, mucha alegría.

Y es que me encanta que este día festivo en todo el mundo se haya convertido en un momento que compartir con vosotros y con todos mis compañeros del Juego de Blogueros. Una vez más cerramos el año compartiendo una receta con un ingrediente en común, pero además, siendo este un día tan señalado, compartimos también nuestros mejores deseos para el año próximo, nuestra mejor sonrisa para todos los que nos rodeen cuando vayan a dar las campanadas y la ilusión y esperanza en todo lo que nos traerá el año nuevo.20161213_154034

Se que para todos la noche de fin de año no va a ser igual, algunos tendremos la suerte de celebrarla con la familia o amigos, en reuniones más, o menos formales. Otros, los que dedican su vida a trabajos para el ciudadano, puede que esta noche estén en sus puestos, dando lo mejor de si mismos para que el resto de la población disfrute de la entrada del año. Algunos estarán lejos de sus familias por no haber podido viajar a reunirse con sus seres queridos… pero todos, sea cual sea la escena en la que nos tomemos las uvas podemos sonreír con el corazón y soñar, que de ilusiones no vive el hombre, pero si de buenos propósitos.

Y como antes de las uvas, en unas u otras circunstancias tenemos que cenar, yo os dejo unos canapés que podemos dejar preparados y calentar unos minutos antes de sentarnos a la mesa, o llevarnos en un taper y degustar fríos con el resto de comensales. Pero antes de dejaros la receta, veamos que delicias nos han preparado mis compañeros de juego:

Elvira: Así se come en Granada

Carabiru: Birulicioso!

Fran: Cocinar y a comer

Fe: Código secreto 280

Mónica:  Dulce de limón 

Inma: Entre 3 fogones

Raxel: Home and run 

Cristina: Kooking2015

Leila: La nueva cocina de Leila

Antxon: Muslo y pechuga

Maribel: Picoteando ideas

Taty:  Planetaty

Neus: Roro saca bolas

Maryjose: Tapitas y postres

Silvia A.:  Una pizca de na

Ahora sí, Feliz Año Nuevo a todos y espero que os guste mi propuesta!20161213_153731

INGREDIENTES: (Para 18 tartaletas)

1. Mayonesa:

1 huevo M

1 taza (180 ml) aceite de girasol

1/2 diente de ajo pelado y sin germen

1 aguacate

zumo de 1/2 limón

1 cucharada de hojas de cilantro fresco picado

Sal y pimienta negra molido

2. Patatas duquesa de aguacate:

3-4 patatas medianas (unos 400 gr)

1 cucharada sopera de mantequilla con sal (30 gr)

1 yema de huevo

2 aguacates medianos

zumo de 1/2 limón

1 cucharada de hojas de cilantro fresco picado, sal y pimienta negra

3. 2 solomillos de salmón fresco o una rodaja grande

4. 18 tartaletas para canapés

Vamos a comenzar preparando la mayonesa y reservándola en el frigorífico en un bote bien cerrado. Para ello ponemos en el vaso de la batidora el trocito de diente de ajo pelado y sin germen, el huevo y el aceite.Trituramos con la batidora a potencia baja y con el aplique de la batidora apoyado en el fondo del vaso. Cuando la mezcla emulsione y espese y tenga aspecto de mayonesa espesa, añadimos la carne de un aguacate, el zumo de limón, el cilantro y salpimentamos al gusto. Volvemos a triturar todo junto hasta tener una mayonesa densa y un tanto verdosa, corregimos de sal y reservamos.20161213_143748

A continuación elaboramos un puré de patatas con el que vamos a tunear la tradicional receta de las patatas duquesa.

En una olla con abundante agua salada, cocemos las patatas enteras, con la piel bien lavada. Estarán cocidas en unos 15-20 minutos, dependiendo del grosor, lo sabremos pinchamos el centro de una patata con un palillo y comprobando si están tiernas por dentro. Una vez cocidas, las reservamos fuera del agua para que se atemperen un poco y las pelamos.

Colocamos las patatas en un bol y las trituramos con un tenedor hasta tener una crema sin grumos. También podemos pasarlas por el chino, pero no las trituréis con la batidora porque nos quedará una crema más líquida y necesitamos que sea muy espesa.

A las patatas trituradas le añadimos la mantequilla, el cilantro picado y la yema de huevo y mezclamos bien con el tenedor.20161213_140201

Abrimos dos aguacates, les quitamos el hueso y sacamos toda la carne en un plato. Lo rociamos con el zumo de medio limón y machacamos con el tenedor.

Incorporamos el aguacate al puré de patatas, salpimentamos al gusto y mezclamos bien hasta tener una crema homogénea.20161213_140657

Rellenamos con ella una manga pastelera con una boquilla de estrella grande. Reservamos.20161213_141542

Salpimentamos las rodajas de salmón y cocinamos en una plancha a fuego fuerte 1 minuto por cada lado, de forma que quede dorado por fuera y poco echo en el interior. Dejamos templar.20161213_143216

Precalentamos el horno solo con la función grill, a temperatura máxima.

Y ahora montamos nuestros canapés: (en la foto más abajo veis todos los pasos de izquierda a derecha)

Necesitamos tartaletas poco porosas, yo encontré estas en la sección gourmet de El Corte Inglés que parecen caseras, y es que en estas fechas se permite usar tartaletas compradas para ahorrarnos tiempo en la cocina. Pero si las preferís caseras, utilizar la receta de la masa de empanadillas, de masa quebrada, pastaflora o masa sablé, la que más os guste pero no de hojaldre, porque se ablanda muy rápido y  se secan y queman con facilidad en el horno, y ¡tenemos que gratinar nuestros canapés antes de servirlos!

Pues bien, disponemos las tartaletas que hemos elegido sobre la bandeja del horno, sin papel sulfurizado ni de aluminio debajo, que concentran la humedad y nos volverán blandas las castanillas.

Pintamos el interior de cada tartaleta con un poco de mayonesa de aguacate, desmenuzamos el salmón y rellenamos con unas lascas del mismo.

Por último, con la manga pastelera hacemos una flor con la crema de patata y aguacate sobre el salmón, intentarlo cubrirlo por completo, para que no se seque al hornear y que además sea una sorpresa al morder el canapé.20161213_144525

Metemos la bandeja al horno y gratinamos 4-5 minutos, o hasta que veamos que los bordes de la crema empiezan a dorarse.

Servir tibios acompañados del resto de la mayonesa de aguacate en un bol, o si tenéis tiempo… podemos decorar cada bocado con la mayonesa. Mirad, estos parecen arboles de navidad!!20161213_153913

Buen provecho!

 Nota: este blog se toma unos días de vacaciones, nos vemos el jueves que sigue a la semana de reyes.