Pastel de cebolla y queso de cabra

Día mil y uno de cuarentena.

Está bien, es una exageración, pero un sábado por la tarde, después de una mañana lluviosa, te das cuenta de que ha salido un sol espléndido y te dan ganas de ponerte las zapatillas de deporte y salir a pasear por el campo, o arreglarte rápidamente y enviar un mensaje a los amigos diciéndoles que les esperas en el lugar de siempre para compartir un café y unas risas. Sigue leyendo

Panecillos rellenos

Los que me seguís a través de mi Instagram ya sabéis que en la receta de esta semana había un elemento peculiar, berenjena. Y no una berenjena cualquiera sino una berenjena enorme de color verde con betas que tienden a moradas y un tanto redonda.

Sigue leyendo

Hojaldre de salmón

El verano laboral ha terminado por fin, y a pesar de no trabajar en el sector turístico, debo decir que me ha dejado completamente agotada; y puesto que la mitad de mis vacaciones ya las he disfrutado, no puedo escaparme y olvidarme de las sesiones de cine, las fiestas de agua, los juegos populares,… No, no puedo olvidarme y tampoco es que lo desee.

Sigue leyendo

Juego de blogueros 2.0: Baklava de plátano

Este mes no me coge desprevenida, llega una nueva edición de Juego de Blogueros, organizado por nuestra querida Mónica del blog Dulce de Limón, donde cada mes, por votación, elegimos un ingrediente de temporada y preparamos una receta con él como protagonista. Sigue leyendo

Tarta tropezienne

Dicen que no se puede empezar una casa por el tejado, pero ¿se puede crear un hogar desde las nubes y bajando?

Esa sería una de las formas de definir mi vida contigo, perdida en unos ojos azules que me enseñaban un cielo infinito por el que navegar y con el que aprender. Con la tranquilidad de caer amortiguada en una nube cuando teníamos “tropezones”.

Sigue leyendo

Pan dulce de nísperos

Por creencia y sobre todo por profesión, soy de las que tienden a pensar que en esta vida todo se aprende, o casi todo. Aunque parte de nuestra personalidad venga predispuesta en nuestros genes, esa herencia que nos dejan nuestros antepasados; con los años, la educación y las vivencias nos moldeamos, vamos puliendo esa personalidad y adaptando los genes que nos definían al nacer.
Sigue leyendo