Juego de blogueros 2.0: Tarta de tomates

¡Cuanto tiempo sin escribiros!

Como ya sabéis este blog, y por lo tanto yo también, estamos de vacaciones, pero hoy es un día especial. Estamos a final de mes y como siempre toca una nueva edición de juego de blogueros que no quería perderme.

Sigue leyendo

Juego de blogueros 2.0: Solomillo relleno con brevas y queso azul

Llegado final de mes a esta que leéis no le queda otra que celebrar, es oficialmente verano.  Los escolares están de vacaciones, las jornadas laborales se reducen y el sofocante calor de estas últimas semanas a dado paso a largas tardes de verano donde la brisa y el buen tiempo incitan a disfrutar de la vida.

Sigue leyendo

Juego de blogueros 2.0: Pan/bizcocho de humus de guisantes

Esta semana tenemos entrada un día antes de lo habitual, porque estamos a final de mes y volvemos a la carga con una nueva entrada para el juego de blogueros.

Antes que nada, agradecer a Mónica, del blog Dulce de limón, la labor tan generosa que hace cada mes para organizar este reto, y es que sin ella no sería posible que todos los participantes lográsemos llegar a esta publicación con la  sincronización que lo hacemos.

Sigue leyendo

Juego de blogueros 2.0: Tartar de gambas y fresas con jamón

28 de febrero, el día de mi tierra. Hoy los andaluces celebramos nuestra historia, nuestras conquistas y pérdidas, nuestra esencia.20170207_152033

Un nuevo final de mes y una nueva edición de Juego de Blogueros, este reto organizado por Mónica, autora del blog Dulce de limón, donde cada mes, un grupo de cocinillas nos reunimos virtualmente y votamos por un ingrediente de temporada, con el que después realizamos una receta y publicamos, todos a la vez, el último día del mes, a primera hora de la mañana.

Sigue leyendo

Juego de blogueros 2.0: Crema de yogur y mascarpone con pera y semillas

Hoy es el día de trabajar ese temido “no me gusta” a la hora de comer.20170130_165848

Es muy común escuchar a los más pequeños de la casa decir que no le gusta alguna comida, incluso antes de haberla probado, tal vez porque su aspecto no le atrae. Pero ¿qué hacemos cuando somos los adultos los que nos hacemos boca de la temida frase?

Sigue leyendo