Volovanes con historia (de Salmón ahumado y judías verdes gratinados)

Hoy necesito contaros una historia, algunos conocéis el principio, otros habéis vivido el nudo, y el desenlace… eso espero que tarde mucho en llegar.Sí, esta es una historia que no tiene final, sino un nuevo comienzo. Para los que me habéis leído estos años y para aquel que encuentre este blog por primera vez, espero no aburriros con mis explicaciones.

Érase una vez una chica joven, feliz, con una vida cotidianamente normal a la que se le truncó, como a muchos otros, el futuro que creía asegurado. Un día nuestra protagonista se vio sin empleo. No se derrumbó, luchó y se esforzó por conseguir un trabajo nuevo pero con el paso del tiempo, su labor quedó reducida a ama de casa. Tras la decepción inicial, se amoldó a esa nueva forma de vida, se reorganizó y trató de darle sentido a cada una de sus nuevas tareas, y se refugió en infinidad de novelas, cursos y talleres para llenar los espacios vacíos; y aún así, quedaba algo de espacio que no lograba salvar.

Con la ayuda de su hermana puso en marcha un proyecto más en su vida, este blog; para tratar de llenar ese tiempo vacío que tanto la aburría y de camino poder combinar dos de sus grandes pasiones: la cocina y la escritura.

El tiempo fue pasando y este blog creció y se llenó de buenos amigos, maravillosos comentarios e incluso juegos con personas afines a esta actividad, y lo que comenzó siendo una forma de llenar su tiempo pasó a ser una maravillosa obligación semanal que la ayudaba a sentirse más realizada y conectada con el resto del mundo.

Hace año y medio, la vida decidió darle al fin, una segunda oportunidad, volver a trabajar. Solo a media jornada, compatibilizando su vida doméstica a la que ya estaba amoldada y su faceta profesional. Todo iba bien, mejor que bien, estaba feliz con esa nueva situación, a la que se sumaba la ilusión por su boda con el hombre con quien comparte su vida. Y como suele pasar, a veces lo tenemos todo o todo lo perdemos, porque su labor profesional tuvo un giro, un reto que la atrapó y la ilusionó, haciendo de nuestra joven una mujer madura con muchísimas ganas de seguir aprendiendo, luchando y al mismo tiempo disfrutando de su vida personal.

A finales de 2018 trabajaba más horas, dedicaba más tiempo a aprender, volvía a estudiar y veía como el proyecto personal de su boda se acercaba y necesitaba atención y cuidados. El año llegó a su fin y el nuevo día le trajo más cambios, novedades muy bien recibidas que le abrían de nuevo el camino a su vida deseada y que necesitaban de muchísimo tiempo y atención.

Algo tuvo que sufrir para que todos estos nuevos proyectos pudieran desarrollarse, y en este caso fue este blog. Noestevez blog se quedó temporalmente al margen para que nuestra mujer pudiese dedicarle su tiempo y esfuerzo a su trabajo, a los cambios en su vida y a disfrutar más de sus seres queridos.

Así pasaron semanas, que se transformaron en meses y esta vez un pellizco en el corazón le dijo: – eh! Noelia, también hay que seguir disfrutando de ti misma, de tu soledad, de tus otros compañeros de vida, de tus otras aficiones,…

Este es el fin de la historia, que como os decía al principio, termina con un nuevo comienzo; con el intento de recuperar el contacto con los amigos del otro lado de la red, con la promesa interna de encontrar, sino semanalmente, alguna vez al mes, un ratito, una mañana para seguir compartiendo vida, experiencias, historias y recetas de cocina que le dieron personalidad a su blog y que tanto añora.

En la próxima entrada tendréis más noticias sobre el acontecer de esta bloguera en los últimos meses, pero hoy, permitirme darle la bienvenida a alguien que os ha extrañado muchísimo y que tiene mucho, pero mucho, que contar y compartir con vosotros, empezando por estos volovanes para una espectacular cena y sorprender a los comensales con un bocado sabroso, sencillo y diferente.

Espero que os guste!

 

INGREDIENTES: (para 6 volovanes grandes)

6 volovanes de hojaldre de tamaño grande

3-4 cebollitas frescas cortadas en rodajas.

1 sobre de 150 gramos de salmón ahumado

250 gramos de judías verdes planas, cocidas y escurridas.

Mezcla de quesos para gratinar

Sal, pimienta negra molida y 1 cucharada sopera de AOVE

Calentamos una sartén a fuego medio con el aceite de oliva y pochamos las rodajas de cebollitas frescas.

Cuando estén transparentes le añadimos las judías verdes cocidas y troceadas (de 1cm aprox.) y salpimentamos. Cocinamos un par de minutos y añadimos el salmón ahumado cortado en trocitos pequeños, dejando sofreír un par de minutos más.

Este va a ser el relleno de nuestros volovanes y tras cocinarlo vamos a colocar ese sofrito en un escurridor, para que todo el aceite y agua sobrante se vaya y nos quede lo más seco posible.

Entonces cogemos nuestros volovanes, los rellenamos con un par de cucharadas del relleno, lo cubrimos con la mezcla de quesos para hornear y calentamos el horno arriba y abajo a 210 grados de potencia.

Horneamos nuestros volovanes hasta que el queso se funda y comience a dorarse y servimos inmediatamente después.

Buen provecho!

3 comentarios en “Volovanes con historia (de Salmón ahumado y judías verdes gratinados)

  1. Hola Noelia, ¡qué alegría volver a leerte! Es un logro que en nuestras agitadas vidas saquemos tiempo para compartir buenos momentos en la red. Porque subir un post requiere mucho esfuerzo y sobre todo tiempo. La receta como siempre tiene muy buena pinta. Seguiré atenta a los preparativos de tu boda por IG. Un beso enorme 😉😘😘😘

    Me gusta

  2. ¡¡Hola Noelia!! Me alegra muchísimo verte por aquí. Bueno, sé que estás muy atareada y que ha sido por esto tu ausencia en este espacio. Tengo un montón de ganas de que nos cuentes más cosas, porque no sé si ya te has casado o no ha llegado todavía el día, a ver si a la próxima nos cuentas más cositas. Bueno, de momento, me quedo con tus volavanes, que personalmente me encantan, con salmón y todo. Soy fan del hojaldre y del salmón, así que para mí son perfectos. Ideales como aperitivo, para cenar, para una fiesta…son muy prácticos. Espero leerte pronto por aquí de nuevo. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Isa!, echaba mucho de menos este rincocito pero todo ha cambiado tanto… que ha sido difícil encontrar tiempo y lugar para cocinar y poder presentar y fotigrafiar algo… Ya te adelanto que no me he casado aún, le voy viendo la boca al lobo, jeje, pero hasta septiembre no hay boda. Me encanta volver a hablar contigo y ahora me toca la azaña de, además de querer sacar tiempo para el blog, tener ratitos para leeros. Extraño cocinar y deleitarme con vuestros post. Un beso enorme!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s