Bombones caseros

Supongo que el título de esta entrada no deja lugar a dudas de lo que vamos a cocinar hoy,

y es que con el mes de febrero ya comenzado y el calendario que no aprende a dar marcha atrás, ya era hora de deshacerme de los polvorones, alfajores y turrones que aún tengo en una bandeja expuestos sobre la mesa del salón.

En casa no se tira comida casi nunca, así que para darle salida a estos restos navideños he preparado varias veces la receta de bizcocho de polvorón que publiqué hace ya algunos años en el blog. He ido retocando los sabores de este bizcocho, preparándolo unas veces con polvorones de coco, otra con los de limón, y cambiando el molde que uso para hornearlo, buscando métodos para engañar a la vista y al paladar y creer que merendábamos con una receta diferente.

Aún así, todavía quedaban en la bandeja algunos turroncillos blandos, un par de alfajores y varios polvorones de chocolate y almendra.

Con los alfajores y turrones me he rendido y los he guardado en una lata en la despensa y los últimos, los polvorones son los que he usado para preparar estos bombones.

Si eres de los que te comías un polvorón como postre durante las fiestas, te recomiendo preparar estos bombones en tamaño más pequeño y tomarlos como postre, sin embargo, si los polvorones han sido parte de tu merienda durante las fiestas, puedes hacerlos del mismo tamaño que os muestro y utilizarlos para acompañar el café o té de la tarde.

El resultado son unos bombones muy suaves por dentro, casi con una textura de mousse y el chocolate crujiente del exterior.

Espero que os guste!

 

INGREDIENTES:

180 gr de polvorones (mitad de almendra y mitad de chocolate)

100 gr de queso crema

30 gr azúcar

100 ml nata para montar

Para cubrir:

200 gr chocolate negro

20 gr mantequilla con sal

30 ml de nata para montar

 

Deshacemos los polvorones con la ayuda de un tenedor, no importa que queden algunos grumos, así nuestros bombones tendrán distintas texturas.

En un bol aparte mezclamos la nata con el queso crema y el azúcar hasta tener una crema homogénea.

Añadimos la crema a los polvorones y mezclamos hasta tener una masa espesa.

Hacemos bolas con la ayuda de una cucharilla, pues la masa se pega un poco a las manos. Colocamos las bolas en una bandeja o como veis en las fotos, en una hielera y metemos al congelador una hora aproximadamente para que endurezcan un poco y sean más fácil de manejar.

Pasado este tiempo, en un cazo al baño María derretimos el chocolate con la nata y la mantequilla, integrando todos los ingredientes. Yo no le he puesto nada de azúcar porque me encanta el chocolate negro y el toque amargo que contrasta con el dulce del interior, pero si eres más dulcero solo tienes que añadir una cucharada de sirope de agave o de miel al baño María.

Bañamos las bolas de masa una a una en el chocolate derretido. Yo las he pinchado en una brocheta de madera para poder introducirlas en el chocolate y después las dejamos sobre un papel vegetal para que cuajen.

Nos van a quedar unos agujeros sin cubrir en los bombones, en el sitio donde habíamos pinchado la brocheta, que podemos tapar rellenando con unas gotas de chocolate con la ayuda de la misma brocheta.

Cuando el chocolate se endurezca podemos pasar los bombones a una bandeja o un taper para guardarlos, y como ahora en invierno hace frío, no necesitamos guardarlos en el frigorífico, los podemos conservar varios días en la despensa.

Buen provecho!

2 comentarios en “Bombones caseros

  1. ¡¡Hola Noelia!! He ido a ver también tu bizcocho de polvorones, porque me interesa mucho la receta, y es que a mi no me gustan nada ni los mantecados ni los polvorones, pero al igual que tampoco me gustan los turrones (menos lo de chocolate), cuando van en un postre, pues como que todo cambia. Así que no dudo que tanto el bizcocho de polvorones como estos bombones me encanten, y ni caeré en la cuenta de que estoy comiendo aquello que siempre se queda por mi casa rulando hasta que caduca y termina en la basura. Una forma ideal de reciclar todo lo que nos queda de navidad, que seguro que a casi todos nos queda. Yo no los compro, pero siempre van en alguna caja navideña, y sinceramente, me da pena tirarlo, pero es que me cuesta mucho comer un polvorón o mantecado, pero esto se va a acabar. Tus bolitas con queso y chocolate, pues imagina, que para mi va a ser difícil conformarme con una o dos, ¡¡esto es una auténtica tentación!! Besitos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s