Torta de la Nonna

Casi no puedo creer que esté escribiendo de nuevo este blog. Las vacaciones blogueras se han alargado más de lo esperado y por diversos motivos que nada tienen que ver entre si.

Mis vacaciones, como bien sabéis no tienen fecha de principio y fin, más bien aprovechamos cualquier oportunidad o días libres inesperados para coger la maleta y desaparecer. La suerte de ser de solo dos adultos sin ataduras. En esta ocasión, cuando creía finalizado el verano a expensas de lo que marque el calendario, he tenido la suerte de disfrutar de algunas escapadas más, aprovechando los días libres y fines de semana de mis mujeres (madre y hermana), por lo que este post que debía haber salido a la luz hace un par de semanas, no llega al blog hasta hoy.

Por otro lado, comencé el verano con la perspectiva de aprovechar los días largos y calurosos en los que paso demasiado tiempo sola en casa (imposible salir a la calle cuando te amenazan temperaturas superiores a los 35 grados), cocinando como el verano pasado. Estaba convencida de que la desidia del día me animaría a montar el laboratorio en la cocina y probar cosas nuevas. Al final no ha sido así, este verano, más seco y caluroso que los últimos años, solo me ha animado a comer sano, fresco y ligero, vamos que el menú familiar ha quedado reducido durante unos meses a ensaladas variadas, sopas frías, carnes y pescados a la plancha, verduras salteadas y muchos, muchísimos zumos de frutas.

Como veis con ese repertorio tenía pocos platos que almacenar para la vuelta de las vacaciones, por lo que en septiembre toca cocinar para poder publicar.

Y esto nos lleva al último inconveniente, para cocinar se necesita tiempo y concentración, tranquilidad e incluso soledad, para moverme libremente por casa, hacer las fotos, redactar el post,… y mi casa desde hace unas semanas parece el museo de las humedades. Una mancha de humedad en el pasillo nos trae de cabeza desde hace casi dos años, ni peritos ni contratistas daban con la avería, y tras reparar y pintar la pared una y otra vez, la mancha volvía a aparecer. En estas últimas semanas, han pasado por casa dos albañiles, dos peritos del seguro del hogar, un fontanero y un técnico electricista. Y con tanta visita obligada, de nuevo el tiempo para la cocina ha quedado relegado a otra ocasión.

Y entonces hoy, tras marcharse el fontanero, mi casera y mis vecinos (afectados también por la humedad) me he visto en casa sola, en silencio y con toda la tarde por delante para poder repasar al fin las fotos de esta tarta con la que vuelvo al ruedo.

La vi en Pinterest hace algún tiempo y me encantó su aspecto, rústica, cremosa, fácil de conservar en la nevera y con ingredientes muy sencillos, de esos que tenemos siempre en casa. Y esto era importante, pues tras tantas semanas sin preparar dulces, mi despensa repostera estaba casi desierta.

Aún así he tenido que sustituir la cascara de limón que lleva el relleno original por una de naranja y un poco de vainilla, pues no me quedaban limones, he reducido la cantidad de azúcar tanto en la masa como en la crema para adaptar el dulzor a los gustos de casa, y en vez de espolvorear la superficie con azúcar glass y piñones he puesto azúcar normal y pipas y semillas que guardaba para ensaladas.

Omitiendo esos detalles la torta de la nonna o tarta de la abuela italiana que he preparado conserva toda la esencia de este dulce tradicional italiano.

Espero que os guste!

 

INGREDIENTES:

Para la crema:

750ml leche

1 cascara de limón

3 huevos

6 cucharadas rasas de harina de trigo

4 cucharadas de azúcar

Para la masa:

3 huevos

100 gr azúcar

120 ml aceite de girasol

1/2 cucharadita de levadura

1 cucharada de esencia de vainilla

500 gr harina

 

Comenzamos preparando la crema pastelera, para lo que vamos a batir los huevos con el azúcar y la harina hasta que no queden grumos.

En un cazo calentamos la leche con la cascara de naranja y la rama de vainilla hasta que comience a hervir. Retirar entonces del fuego y dejar reposar unos minutos hasta que se temple.

Retiramos la cascara y la vainilla y añadimos los huevos batidos con azúcar. Mezclamos bien y ponemos la mezcla a calentar a fuego medio sin dejar de remover hasta que espese.

Retiramos del fuego y reservamos la crema en un bol cubierto con film transparente para que se atempere.

Mientras la crema se enfría un poco preparamos la masa del pastel.

Mezclar los huevos con el azúcar, el aceite, la levadura y la vainilla. Cuando tengamos una mezcla homogénea añadimos la harina poco a poco y vamos mezclando, hasta que la masa se despegue del bol y seguiremos amasando con las manos, en pocos minutos tendremos una masa lisa que no se pegará a las manos.

Enharinamos un poco un molde de cakes desmontable, dividimos la masa en dos bolas iguales, estiramos la primera bola con la ayuda de un rodillo y cubrimos el fondo y los bordes del molde con la masa.

Vertemos la crema pastelera que estará tibia dentro de la masa y tapamos con la otra mitad de la masa que habremos estirado también con el rodillo y pinchamos la superficie con un tenedor..

Espolvorear un poco de azúcar por la superficie de la tarta, esparcir unos piñones o semillas por encima y hornear a 170 grados durante 45 minutos.

Dejar enfriar y servir en el mismo molde o en una bandeja para tartas.

Se conserva perfectamente en el frigorífico guardada en un taper o una bolsa cerrada hasta 4 días.

Anuncios

6 comentarios en “Torta de la Nonna

  1. Hola Noelia, cuánto tiempo!!!!!!
    Me alegro que vuelvas a la carga.
    El verano nos deja tiempo libre para hacer tantas cosas que a veces
    el cansancio o simplemente las ganas de vaguear un poco se apoderan
    de nosotros.
    Disfrutar de momentos en familia, con amigos o en soledad viene muy
    bien para cargar pilas para el resto del año.
    Si además hay obras en casa por experiencia se nos van las
    ganas.
    Esta receta es una de las decenas que tengo en pendientes. Tiene una
    pinta estupenda, bienvenida de nuevo.
    Un beso fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Patri, la verdad es que los días se han ido pasando casi sin notarlo y los huecos que dedicaba a la cocina los he llenado con otras cosas (ya sea leer un libro o pelear con el fontanero) y llegó un día que me planteé dejar de publicar… pues si empecé este blog para llenar un espacio vacío en mi vida tras dejar de trabajar y ahora no tengo tiempo para el… tal vez las horas muertas habían cobrado sentido, entonces recordé que los días estresantes, llenos de actividad y corriendo de un lado a otro me hacen muy feliz y que añoraba volver a escribir y hablar con vosotros casi más que cocinar. Así que aquí estoy de nuevo, intentando concienciarme de la vuelta a la rutina otoñal que oficialmente empieza mañana. Un besazo!!!

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡Hola Noelia!! Me alegra que estés de vuelta. Esto ya huele a rutina, se acabó el verano y toca ponerse las pilas de nuevo, así que me alegro que te las hayas puesto para empezar con el blog. ¡¡Y que hayas empezado con una tarta, je, je!! Es cierto que esta tarta viene ideal, sin necesidad de comprar nada extra, porque hasta los piñones (que están casi intocables al precio que van), los has sustituido muy bien por unas pipas, muy ricas, por cierto. Esta tarta ya va oliendo a otoño y a esas tardes frescas que nos esperan a partir de ahora.
    Esta es una tarta muy famosa, yo también la tengo en el blog, y es una de las entradas que tengo más visitadas, así que todo un acierto incluirla en el recetario del blog, y de paso, pues tenerla de postre en casa. A mi me gusta mucho los rellenos de crema pastelera, para relleno es ideal, poco pesada, y se puede modular el dulzor, añadiendo más o menos azúcar, yo creo que es para el gusto de todos.
    Bueno, yo seguiré inactiva una semana más, estoy haciendo un curso lejos de casa, y no volveré hasta principios de octubre, ya tengo ganas de volver, esto de estar varias semanas sola fuera de casa, cansa un poco, aunque aprendiendo muchas cosas, pero con ganas de estar ya con los míos. En cuanto tenga un hueco la semana que viene, vendré a verte. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Isa!! Que alegra volver a hablar contigo, y es que este año me he apartado mucho tiempo. No sabía que tenias esta tarta en el blog… si hubiese sido el caso ten por seguro que te la habrían copiado!! Pero tras tanto tiempo y recetas, se me va olvidando que habéis publicado los demas blogguers. Me encanta que la tarta sea ligera, fresca pero con aire otoñal y antes de repetirla prometo cotillear tu receta a ver cual me gusta más!! Disfruta del aprendizaje y antes de que te des cuenta estarás en casa con los tuyos y con nosotros (que octubre queda a la vuelta de la esquina). Un besazo!!

      Me gusta

  3. Pingback: Torta de la Nonna — Noestevez’blog – Ing. Industrial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s