Ñoquis (gnocchi) con salsa al ajillo de tomates secos

Ay una costumbre o manía, cada cual que lo llame como mejor le parezca, que conservo desde que era adolescente. Suelo ser muy organizada y hacer listas de y para todo. Anotar las tareas diarias, ordenarlas  por prioridad, repasarlas en la cama, mientras mi mente se va desplazando al mundo de los sueños.
Para algunos esto no debe tener mucho sentido en la vida de una mujer que trabaja en su casa; y para otros será un reto conseguir tal orden, incluso en su puesto de trabajo. Todo dependerá de las rutinas de cada uno. En mi caso, esta disposición de tareas y reparto de actividades me ayuda a sentirme ocupada, útil y en algunas ocasiones, hasta recuperar el estrés y las prisas de un trabajo donde hasta respirar se cuente como pérdida de tiempo.

La lista de tareas para hoy era larga, muy larga…

Hoy es uno de esos días en que gracias a un reparto poco equitativo del trabajo, me ha tocado sacarle horas al día, alargar la jornada, y aunque podáis pensar que estoy un poco loca, esto me hace sentir excesivamente cansada y tremendamente satisfecha.

Como uno de los objetivos de organizar las tareas consiste en darle prioridad a las más urgente y distribuir el tiempo correctamente, os diré que a estas horas, que empieza a refrescar -menos mal, dicho sea de paso- todavía tengo una montaña de ropa esperando a ser planchada en el cuarto oscuro.

Por lo que toca, antes de calentar la placha, descansar del ejercicio físico (con el que también me he excedido hoy) y relajarme un poco, con una actividad tan agradable como la de sentarme y redactaros la entrada de hoy.

El plato que vamos a preparar es muy sencillo, aunque si sois manazas como yo, la elaboración puede ser un tanto larga. Son unos ñoquis caseros cuya idea surgió hace unas noches, cuando le reprochaba (sin ningún enfado) a mi pareja, que con el calor que esta haciendo y me ha tocado compartir mesa con un hombre al que no le gusta casi ninguna ensalada. En este aspecto él es de Sota-Caballo_Rey: tomate aliñado, lechuga (nada de brotes) con cebolla y tal vez atún y para de contar. Y ahora, con esta calor pegajosa que se nos ha instalado, a mi me vendría de perlas preparar una ensalada de pasta o de arroz y conservarla bien fresquita en la nevera para la cena, y olvidarme al menos a estas horas, de los fogones.

Como no es el caso, pensé en preparar una ensalada de pasta solo para mi y ya podéis imaginar el resto… la pasta llevó a los ñoquis (mejor caseros que comprados) y una salsa rápida de preparar pero sabrosa, sabrosa.

Espero que os guste!!

INGREDIENTES: (Para 4-6 personas)

Para los ñoquis:

500 gr patata vieja

200 gr harina de trigo

1 yema de huevo

Sal-pimienta negra molida-comino molido-nuez moscada

Para la salsa:

AOVE

5-6 tomates secos en aceite

2 dientes de ajo

1 guindilla

Para preparar los ñoquis debemos cocer las patatas enteras y con piel en agua hirviendo hasta que estén tiernas.

Pelar las patatas, triturar con un tenedor, un chino o un amasador, pero nunca con la batidora. Añadimos la yema de huevo, salpimentamos y espolvoreamos una pizca de nuez moscada. Yo añado también un poco de comino porque facilita la digestión y aporta un toque de sabor. Mezclamos bien hasta tener una especie de puré sin grumos.

Añadimos la harina y mezclamos con las manos, hasta tener una masa consistente y uniforme que se despega bien de las manos.

Para hacer los ñoquis, vamos a coger porciones de masa, hacer una bola y alargarla un poco para darle forma cilíndrica. El tamaño lo dejo a vuestro gusto, yo he cogido la masa con una cuchara para calcular siempre la misma cantidad, una porción que se pueda comer de un solo bocado.

Depositamos los ñoquis sobre un plato con papel absorbente debajo y para que la forma se parezca más a los ñoquis que podríamos hacer con un cortador de pasta, le clavamos un tenedor en el centro para dejar la marca de los dientes.

Hervimos agua y vamos a cocer los ñoquis, no todos de golpe para que no se peguen, iremos cociendo pequeñas dosis.

Los introducimos en el agua hirviendo y en cuanto floten (unos 4 minutos) estarán cocidos y podremos apartarlos a un escurridor para que suelten el agua de la cocción. Reservamos todos los ñoquis una vez cocidos.

Para la salsa calentar 3-4 cucharadas de aceite de oliva en una sartén con una guindilla, laminar los dientes de ajo y cuando la guindilla empiece a dorarse la retiramos, añadimos el ajo fileteado y cocinamos a fuego medio.

Triturar con la batidora los tomates secos en aceite con una cucharada de su mismo aceite, lo añadimos a la sartén cuando los ajos se estén dorando y mezclamos.

Agregamos los ñoquis cocidos. Unas vueltas para que se mezcle la salsa y servir inmediatamente.

Buen provecho!

Nota: podemos rallar un poco de parmesano o grana padano por encima antes de servir y decorar con unas hojas de perejil.

Anuncios

2 comentarios en “Ñoquis (gnocchi) con salsa al ajillo de tomates secos

  1. ¡¡Hola Noelia!! ¡¡Qué bien te han quedado los ñoquis!! ¡¡Y qué buenos tienen que estar siendo caseros!! La salsa, como muy bien la defines, sencilla pero muy rica. Muy mediterránea, con esos tomates secos y el aceite de oliva, sin duda, nos has trasladado a una cocina de una típica mamma italiana.
    Y vaya con Juan, que no le sacas de la típica ensalada de toda la vida. Y la verdad, cocinar para cada uno de forma individual desespera un poco. A mi me pasaba con mi marido, me encanta la comida oriental, y él los chinos ni verlos. Menos mal que empecé a llevarlo cuando éramos novios y por complacerme, iba aunque de mala gana. Ahora, él se ha vuelto más adicto que yo, y ya decide a qué restaurante oriental vamos, si japonés, chino, coreano…en fin, que ya no salimos de ellos. Lo mismo le pasaba con los kebab, que no había manera, y ahora, siempre que pedimos comida para llevar a casa, termina cargado con un kebab. Quién sabe, será cuestión de insistir con las ensaladas o encontrar la suya, ja, ja.
    A mi no me parece ninguna locura que te hagas listas o te planifiques aunque pensemos que trabajar en casa es sinónimo de tener más tiempo. El tiempo vuela igualmente y los trabajos del hogar, puede resultar de lo más odioso. Una forma de salir de esa tediosidad, es organizarse un poco. Yo me hago una lista semanal de las comidas, así compro todo lo que necesito los lunes para tener todo previsto, que no me falte algo de última hora. Cuando llego por las noches, no tengo más que sacar del congelador lo que necesite para el día siguiente y no tengo que ponerme a pensar entonces qué diablos hago de comer. Reconozco que me ha ayudado bastante a planificarme mejor y me facilita un poco las cosas. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Isa! A base de insistir (con las comidas me refiero) he conseguido con los años que mi chico coma casi de todo, porque hace 10 años… no lo sacabas de los platos de cuchara y los filetes en bocadillos, ahora le encantan los champiñones, las judías, cualquier pescado al horno o en salsa… pero hay mezclas que no hay manera, como la pasta, eso de comerla fría no lo traga. Normalmente cuando me apetece algo que el no quiere hago comida adaptable, yo me aliño la pasta y a el le preparo un sofrito con tomate y cosas así.
      Con la organización, como tu dices, me ayuda repartir tareas, aprovechas mejor el tiempo, no tienes que salir corriendo a la tienda o la tintorería a ultima hora y además disfruto tachando las tareas completadas, jeje. Besitos!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s