Tarta de mandarina y miel sin horno

Hoy toca cocinar para miedosos, y es que el miedo, lo reconozcamos o no, forma parte de nuestra vida.

Hay miedos para todos los (no) gustos y colores, miedos que tienen su propio nombre como el vértigo o la aracnofobia, miedos que nos suenan a broma y miedos del día a día.
Vivir con nuestros miedos es una lucha constante, ese camino de noche en el coche por carreteras oscuras, estar solo en casa y tener que deshacernos de un insecto al que no querríamos ni acercarnos, miedo a que reviente la olla express y nos coja en la cocina… este último es uno de los miedos que tiene una concursante de la nueva edición de MasterChef que están emitiendo en la Primera de Televisión Española. No veo este programa habitualmente pero anoche lo dejé un ratito y escuché la animadversión de una concursante a las cosas que puedan explotar.

Por eso la tarta que os traigo hoy es para los miedosos en la cocina, no necesitamos utilizar el horno, por lo que no caben miedos a quemarnos o que se nos queme el pastel, y la mousse de mandarina no lleva huevo, para aquellos recelosos de añadir huevo a recetas que no llevan cocción.

Debo decir que la mousse ha quedado muy rica, aunque personalmente la textura cuando le añadimos huevo es mucho mejor, más esponjosa y consistente, más aireada.

Además al cortar la tarta, me encontré con que parte del zumo de mandarina se ha ido al fondo, desprendiéndose de la mousse y creando una tercera capa entre la base y esta, puede que porque puse los ingredientes un poco a ojo y me haya pasado con la cantidad de zumo o porque tal vez la miel no gelifica bien y parte de la mousse perdió líquidos.

Aún así la tarta ha gustado mucho, y la miel le da un dulzor diferente a la mandarina, que casa muy bien con las pasas y las nueces de la base.

Espero que os guste!

INGREDIENTES: (para un molde de 24 cm)

Para la base:

200 gr galletas maría

50 gr pasas sin hueso

50 gr nueces

90 gr mantequilla sin sal

Para la mousse:

1 vaso de zumo de mandarina con el zumo de medio limón (220 ml)

400 ml nata para montar

1 yogur natural

80 gr miel de flores

7 hojas de gelatina neutra

Para la cobertura:

zumo de dos mandarinas y 1 hoja de gelatina neutra

Para la base derretimos la mantequilla en el microondas, trituramos con una picadora las galletas, nueces y pasas. Unimos todo y amasamos hasta tener una masa consistente y homogénea.

Forramos el fondo y las paredes del molde de tarta desmontable con papel vegetal y cubrimos el fondo y parte de las paredes con la masa de galletas. No es necesario que los bordes queden muy igualados, así dará un toque más rústico a nuestra tarta.

Metemos en el frigorífico al menos dos horas para que endurezca la base.

Para la mousse disponemos las hojas de gelatina en un cuenco con agua fría durante unos 5-7 minutos hasta que se hidraten.

Calentamos el zumo de mandarinas y limón en un cazo, le añadimos la miel y mezclamos para que se disuelva.

Retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina hidratadas, mezclamos para integrarlas y dejamos reposar para que se vaya enfriando.

Montar la nata hasta tener un punto de nieve y mezclar con movimientos envolventes con el yogur.

Añadir el zumo con gelatina cuando ya esté frío y volver a mezclar.

Verter la mousse sobre la base de galletas y dejar reposar en la nevera al menos 6 horas para que cuaje.

Para la cobertura he optado por preparar una gelatina de mandarina, hidratamos 1 hoja de gelatina, calentamos el zumo de dos mandarinas, retiramos del fuego cuando empiece a humear y disolvemos la gelatina en él. Dejamos enfriamos unos minutos y vertemos sobre la tarta.

Reposar la tarta en la nevera otra hora para que la cobertura cuaje y después desmoldar con cuidado.

Para decorar podemos esparcir unas nueces y pasas sobre la tarta.

Buen provecho!

Anuncios

2 comentarios en “Tarta de mandarina y miel sin horno

  1. ¡¡Qué color tiene tan bonito esta tarta, Noelia!! ¡¡Me gusta mucho!! Además, al quedarse el zumo abajo, le ha dado una nueva capa teniendo un corte muy bonito. Y me encanta el zumo de mandarina, y lo que aromatiza los postres. Pues ya van apeteciendo estos tipos de tarta, ¿verdad?, aunque es cierto que da igual que sea verano o invierno, son tartas que siempre triunfan.
    Bueno, tú sabes, que viendo un postre, yo ya soy feliz, ja, ja, pero lo cierto es que me ha encantado la tarta pues me encantan estas texturas gelatinosas. ¡¡Deliciosa!! Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Isa!! Ye prometo que el color de la tarta no tiene retoque alguno. Pensé que iba a quedar mas blanquecina al montar la mousse pero con el yogur no perdió un apice de su colo y como la cobertura es solo zumo… pies mas naranja aún!!. La capa extra apenas se nota en el paladar, la mousse no perdió sabor aunque parte del líquido se fuese abajo, eso sí, la proxima vez pruebo a hacerla con huevo a ver cual me gusta más. Un besote!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s