Pimientos rellenos de cerdo con crema de tomate de la huerta

“Una imagen vale más que mil palabras”


O valía, pues hoy en día las imágenes mienten tanto o más que una historia de ficción. Las redes sociales han logrado dar una importancia a las imágenes que antes no tenían, las fotos que nos invaden en cualquier momento del día nos muestran paisajes con toques de luces casi imposibles de ver en la naturaleza, fotos y fotos de personas que venden su vida o lo que quieren que pensemos de sus vidas, a todas horas del día.

Las imágenes de antaño mostraban momentos o escenas con toda su naturalidad real y nos permitían guardar en papel lo que nuestra retina solo apreciaba unos segundos, a pesar de la mala calidad de las viejas cámaras de fotos, de los ojos con brillos rojizos por efecto del flash, lo que aparecía en las fotos era tan real como auténtico.

Hoy día, los escenarios preparados, las luces y pantallas creando sombras y evitando brillos, los programas de retoque con los que podemos añadir objetos y eliminar lo que no nos gusta de una foto, han logrado que le demos la vuelta al dicho y algunas imágenes no tengan veracidad alguna. Ahora no podemos dejar que nuestra vista nos engañe, creyendo todo lo que vemos.

Esta deducción –totalmente personal y cuestionable- me lleva, sobre todo de cara al blog, a intentar mostrar siempre una imagen real de lo que cocino, en las tapas de mis ollas se ven las gotas de vapor condensado, mientras os muestro el paso a paso en la placa hay salpicaduras, los bordes de los cazos no están limpios y en la foto a veces se cuela un cubierto o un paño de cocina que no debería estar ahí. Pero cuando trato de presentaros el plato me esmero un poco más, no solo para que la presentación quede bonita, sobre todo lo hago para intentar que la imagen muestre como es el plato realmente, que se aprecie su textura, su tamaño, que cuando alguien se anime a practicarlo no se encuentre con un resultado distinto al que yo tuve en casa.

Retoco las fotos finales, ¡si, yo también lo hago! Las recorto para que el plato quede centrado, trato de aumentar un poco la luz o mejorar la nitidez cuando me es posible; poco más teniendo en cuenta que hago las fotos con el móvil (estas tienen menor resolución y ocupan menos espacio en mi blog que es de tamaño limitado) y buscando el momento del día en que la luz o sombra que cae sobre mi pequeña mesa del patio no arruine del todo la visión del plato.

A veces los resultados me gustan mucho y otras son solo pasables, pero no voy a desperdiciar la comida y repetir el plato solo para mejorar las fotos. Por eso cuando veo esos maravillosos bodegones modernos, que ya no son láminas sino fotos, en Instagram o Pinterest, siento un poquito de envidia, de la sana, de esa que te lleva a querer mejorar lo que haces para que mis fotos causen la misma sensación que estas otras han provocado en mi. Siempre siguiendo la premisa de que mi imagen sea veraz, que la receta sea el centro de atención y que los aderezos solo estén ahí para vestir la mesa.

Eso he intentado también con la receta que os traigo hoy, unos pimientos rellenos de carne con salsa/crema de tomate, que a algunos os puede resultar parecidos a los que os enlazo aquí, que ya publiqué hace un tiempo, pero sin embargo estos tienen un sabor diferente y son otro tipo de pimiento, y es que en la cocina los detalles pueden cambiar una receta, al igual que en los retoques podemos mostrar una falsa realidad; si esta nueva versión de mis pimientos rellenos es mejor o peor que la anterior solo vosotros podéis decidirlo.

Espero que os guste!

INGREDIENTES:

Para el relleno:

400 gr carne picada de cerdo

1 huevo

3 dientes de ajo

2 cebolletas

1 puerro

Sal-pimienta negra molida- tomillo y comino

12-14 pimientos italianos pequeños

Para la salsa:

1 puerro

1 cebolleta

1 pimiento seco

1 tomate seco

300 gr tomate fresco rallado

½ vaso de manzanilla o vino fino

1 cucharada sopera de salsa Perryns

Sal y pimienta

Queso viejo rallado para servir

 

Comenzamos a cocinar y para eso lo mejor es organizarnos en la cocina, preparando la bandeja del horno donde vamos a asar nuestros pimientos, forrándola con papel vegetal o de aluminio y rociando unas gotas de aceite de oliva sobre la misma.

Lavamos y secamos muy bien los pimientos, les cortamos el rabito abriendo un hueco o boca por donde después introduciremos el relleno y los reservamos.

Limpiamos, pelamos y picamos los 3 dientes de ajo, las 2 cebolletas y el puerro, todo muy pequeñito y lo pochamos en una sartén a fuego medio, hasta que las verduras estén tiernas pero no doradas.

Añadimos la carne picada de cerdo, dejamos cocinar hasta que cambie de color y entonces añadimos las especias: sal, pimienta, comino molido y un poquito de tomillo. Mezclamos bien y seguimos cocinando unos minutos más hasta que nuestro relleno esté listo.

Reservamos fuera del fuego y cuando se temple un poco le añadimos el huevo batido y mezclamos.

Con una cucharilla de café y un poco de paciencia, vamos rellenando nuestros pimientos, apretando el relleno hacia el fondo para que no queden huecos.

Yo no he puesto relleno hasta el borde, para no tener que sujetar después la abertura para que no se salga el relleno, simplemente los he dejado un poco hueco por la boca.

Cuando tengamos todos los pimientos rellenos, precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo, pintamos los pimientos con un poco de aceite de oliva y horneamos durante 30-40 minutos. A mitad del asado, cuando empiecen a dorarse por la superficie, les damos la vuelta para que se doren por todas las caras y dejamos que se terminen de cocinar.

Mientras tanto podemos preparar la salsa de tomate. En el título os he puesto crema porque es una salsa muy espesa, casi la podemos comer con cuchara como una crema.

Hidratamos el pimiento y tomate secos en un bol con agua templada durante unos 15 minutos, y después con la punta de un cuchillo vamos raspando toda la carne y la reservamos.

Pochamos las verduras picadas (1 puerro y una cebolleta) en un poco de aceite de oliva. Yo he triturado la salsa por lo que he picado la verdura un poco más grande, si os gusta más encontrar tropezones en la salsa y no triturarla, picar las verduras muy pequeñas.

Cuando las verduras estén tiernas añadimos la carne del pimiento y tomate que teníamos reservadas, mezclamos bien y añadimos la manzanilla, dejando cocinar hasta que se evapore el alcohol.

Entonces añadimos el tomate triturado, la salsa Perryns, mezclamos bien y dejamos cocinar media hora aproximadamente a fuego medio-bajo, hasta que el tomate esté frito. Ahora si queréis, trituramos la salsa, probamos y salpimentamos al gusto.

Cuando tengamos los pimientos asados, los servimos en una fuente con la crema de tomate como base y rallamos un poco de queso viejo por encima.

Buen provecho!

 

Anuncios

6 comentarios en “Pimientos rellenos de cerdo con crema de tomate de la huerta

  1. Estoy contigo, la verdad que soy una negada con eso de retocar fotos, con lo que elijo las mejores, y me esmero en la presentación, pero las fotos son las que son!! Bastante es que aprendí a ponerle la marca de agua con el nombre del blog, jajaj, ojala supiera hacerlo mejor!!! Besos

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡Hola Noelia!! Tienes toda la razón, ya no te puedes ni fiar de lo que ves. Es cierto que hay gente que hace maravillas con el photoshop, pero cuando se trata de una receta de cocina, a mi me da una rabia tremenda cuando hago una receta de una revista y veo que el color que me queda a mi no es ni parecido al de la foto, eso es más bien engañar. Sin ir más lejos, me pasó hace nada con la receta que voy a publicar el domingo, en principio la hice de la revista Lectura Postres, siguiendo las instrucciones al pie de la letra, y me quedé de piedra cuando vi el resultado, ¡¡hasta el cemento tiene un color más atractivo!! ¡¡Qué horror!! Y encima, el sabor dejaba un poco de desear. Como siempre regalo mi postre, me daba hasta un poco de vergüenza regalar algo del color humo negro. Menos mal que me quedaban sprays de los que me regaló Silikomart y tapé ese horrendo color. Los regalé y me quedé uno para probar. Así que como yo lo que quería en realidad enseñar era el molde, rehice la receta de nuevo, y sólo me quedé con un ingrediente, los arándanos y vamos, mucho mejor y por lo menos muestra el color real que va a dejar en la receta, no entiendo eso de engañar a la gente poniendo colores más atractivos a la receta original.
    Yo también “retoco” las fotos, le bajo los pixeles, para que pesen menos las fotos en el blog, eso lo hago con todas, y con algunas, también les retoco la nitidez y lo del brillo, tampoco a todas, sólo a esas que ese día la luz parece que ha desaparecido aunque sea por la mañana, y sabes, realmente esas son las que menos me gustan, las que quedan un poco raras, o por lo menos a mi me lo parece, así que el día que hay una luz estupenda me alegro un montón, pues con muy pocas fotos me apaño. Yo las hago en mi cocina, sin ningún tipo de reflector ni nada, y te aseguro, que si hay buena luz natural, la foto sale mejor que con todos los retoques del mundo.
    En fin, dejemos estos engaños que a mi, por lo menos, tanta rabia me da, sobre todo cuando no son nada reales, y vamos con tu receta, que esta si es real y muy apetitosa, por cierto, y sabes, que cuando la haces, te va a quedar exactamente igual que la de las fotos. Por cierto, a mi marido le encantaría esta receta, los pimientos le chiflan, y más rellenos de carne, además, la cerdo es ideal para este tipo de rellenos, y la crema de tomate, ¡¡de cine!! Un poquito de pan, ¡¡y tenemos una comida estupenda!! Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Isa, así de decepcionada me he quedado yo con un bizcocho de te negro que he preparado hoy mismo, mañana tenemos celebración familiar y me han pedido que hiciera unos pastelitos para el postre (que raro), he preparado unas planchas de bizcocho de te negro rellenas de lemon curd y según las fotos el bizcocho tenía que quedar muy oscuro, por eso pensé en el relleno amarillo, pero el resultado ha sido un bizcocho marrón clarito y eso que he usado te negro que compré a granel de mas calidad que el de bolsitas que llevaba la receta original, así que ante el chasco y para lograr el contraste he preparado otra plancha de chocolate negro relleno de mousse de nata con un contraste de color blanco-negro estupendo, y es que hasta en las fotos de comida las imágenes a veces engañan. Yo también me alegro muchísimo los días que hay buena luz (y no llueve ni hace aire) porque en mi cocina la luz es muy mala para hacer fotos, me viene en sentido contrario y siempre hago las fotos en el patio. Me alegro que te guste la receta, hice muchos pimientos y casi todos los compis de trabajo de Juan los probaron y les gustó mucho. Un besote!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s