Tostas con cebolletas al horno, queso tierno de cabra y vinagreta de miel

Como serán los padres que ayudan  incluso cuando no saben que lo hacen. Ayer pasé todo el día fuera de casa y no tenía nada preparado que subir hoy al blog.

Con el calor que ha estado haciendo, llevo toda la semana dándole vueltas a alguna ensalada original y divertida para presentaros hoy, pero el buen tiempo despierta las alergias y todos los platos que se me ocurrían o me apetecía comer llevaban frutos secos o alguna fruta de temporada y en estos momentos eso puede ser una bomba de relojería en mi cuerpo. Por más que miraba la despensa, el frigorífico y el frutero solo quería (y aún quiero) meterle mano a ingredientes que hasta que el tratamiento anti alérgico no empiece a hacer efecto, no debo comer.

Y acompañando a estos elementos en mi nevera, sin llamar mucho la atención, pero aún así ocupando un gran espacio, se encontraba una bolsa llena de cebollitas tiernas (cebolletas) del huerto de mi padre, junto a unos limones que si pudiera definir por su tamaño, casi diría que son melones, y es que su limonero es toda una joya familiar.

Para más inri, junto a las cebollas, una bolsa de huevos que hace un par de días me trajeron de una granja ecológica.

Y entonces llega mi madre, ayer, tras preparar su pollo al horno (una de las comidas de mi madre que más me gusta) y mete en el horno una bandeja de cebolletas del huerto, con unas gotas de aceite de oliva y alguna especia -no me fijé bien cual- y las deja cocinarse medio asadas, medio al vapor hasta que estuvieron bien tiernas e invadieron la cocina con su olor.

Entonces la receta de hoy se plantó ante mi.

Esas cebolletas templadas, con un poco de queso tierno de cabra, unas rodajas de tomate… ¿Y si las pongo sobre una tosta de pan? Así que esta mañana, mientras tomaba un tentempié consistente en una tortita de arroz y un zumo de piña y pensando en lo sosas que son esas tortitas y sin embargo siempre me las como así, secas y a bocaditos, pensé en cambiar la tosta de pan por unas tortitas, añadir una vinagreta de miel para dar más sabor y un poco de contraste y aquí tenéis mi almuerzo de hoy, un bocado ligero, completo, sabroso e ideal para días calurosos o para sorprender a unos invitados inesperados, pues podemos tener las cebolletas cocinadas en un taper en el frigorífico durante 3-4 días y montar estas u otras tostas con ellas en un “plis-plas”.

Espero que os guste!

INGREDIENTES: Para 4 tostas (dos personas)

4 tortitas de arroz (o de maíz)

1 tomate grande

2 huevos cocidos

200 gr aprox. de queso tierno (en mi caso de cabra)

8-10 cebolletas pequeñas

1 ramita de tomillo fresco

Para la vinagreta: 1 cucharada sopera de miel de romero, 1 cucharada sopera de salsa de soja, sal, pimienta negra molida y 3-4 cucharadas aceite de oliva virgen extra.

Para cocinar las cebollitas calentamos el horno a 190 grados con calor arriba y abajo, limpiamos las cebollas, cortamos la base con el nacimiento de las raíces y retiramos la primera capa de piel. En una fuente apta para el horno, pintamos el fondo con unas gotas de aceite de oliva, colocamos las cebolletas unas al lado de otras, salpimentamos y troceamos la ramita de tomillo sobre ellas. Añadimos dos cucharadas de agua y cubrimos con papel de aluminio. Hornear unos 40 minutos o hasta que al pinchar estén tiernas. Reservar.

Para la vinagreta ponemos en un bol la miel, la salsa de soja, salpimentamos y mezclamos bien, vamos añadiendo aceite de oliva en un hilo, sin dejar de remover hasta tener una vinagreta bien emulsionada.

En este caso yo la he dejado bastante espesa, casi con la textura de una miel suave, para que no chorree al montar las tostas y no empape las tortitas y las ablande.

Ya solo queda montar nuestro bocado: colocamos una tortita de arroz como base, cubrimos con una o dos rodajas de tomate cortadas finas, encima ponemos una tira de queso de 0.5 cm de grosor aprox. y dos o tres cebolletas.

Añadimos una cucharada de huevo cocido picado muy pequeño y regamos con un poco de la vinagreta.

Buen provecho!

Nota: Podemos utilizar como base una rebanada de pan del que más nos guste o unas galletas saladas, y si no os gustan los aderezos con miel, los podemos sustituir por una mayonesa suave mezclada con un poco de mostaza, que también le va genial.

Anuncios

2 comentarios en “Tostas con cebolletas al horno, queso tierno de cabra y vinagreta de miel

  1. ¡¡Hola Noelia!! ¡¡Ohhh, yo comería así todos los días!! Y es que me encantan los aperitivos, tentempié o como se quieran llamar, ja, ja. Me pido tu tosta tal cual, con ese pan, con esa vinagreta de miel, ohhh, ¡¡se me hace la boca agua con sólo pensarlo!!
    A veces, de una sequía imaginativa, vienen recetas tan ricas como esta, no todo van a ser preparaciones elaboradas, además, esta también tiene lo suyo, pero una vez preparado los ingredientes, se monta super rápido y tenemos una deliciosa tapa. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s