Pizza con base de col

Si el oro te alegra la vida y encuentras una mina de oro… ¡exprímela!

Entiéndase por oro todo aquello que nos alegra el día, que nos hace más feliz y anima a seguir adelante.

En esta vida hay demasiadas cosas que hacer -o debemos hacer- por obligación, por rutina o por mantener nuestro nivel de vida; pero siempre queda tiempo para todo lo demás. Solo hay que querer y no desperdiciar el pico y la pala en pesados lingotes de oro de película del oeste, solo hay que exprimir esos cinco minutos que nos sobran al día como si cada segundo durase horas y disfrutar de aquello que nos hace sonreír. ¿Acaso recordamos cuantas horas extras pasamos el año pasado en el trabajo? Seguro que no. Sin embargo, aquella tarde de risas con las amigas, la excursión con tu pareja, la sorpresa que recibiste el día de tu cumpleaños… eso si lo recordamos.

Por todo eso hay que olvidarse de las obligaciones una vez cumplidas y disfrutar de nuestros cinco minutos, excavar en la mina de nuestro interior y encontrar esas pepitas de oro que nos sacan una sonrisa.

Una de mis pepitas es este blog como ya sabéis; y buscar recetas, trucos de cocina y nuevas formas de experimentar con los platos me emociona, me divierte y me anima a volver aquí cada semana. Por eso, otra semana más os traigo una sugerencia de la revista saber cocinar… y es que el número de este mes trae muchas ideas y recetas que puedes copiar o adaptar e incluir a tus propias elaboraciones.

En este caso tenía ganas de probar una base de pizza hecha de col y harina de garbanzo, y que me perdone la persona que se encargó de escribir la receta en dicha revista, pero estoy segura de que no probó a elaborarla antes de escribirla, porque he tenido que doblar la cantidad de harina para lograr una masa de textura aceptable, y los ingredientes para rellenar los he escogido a mi gusto, creo que en lo único que la revista y yo hemos coincidido ha sido en usar cebolla, pero no os cuento más y vamos con la receta a ver que os parece.

Espero que os guste!

INGREDIENTES: (Para 1 pizza familiar o 3 pequeñas)

1 col pequeña (del tamaño de una mano abierta)

4 Cucharadas soperas colmadas de harina de garbanzo

250 ml agua

Sal gorda

Para el relleno:

Pizza 1: queso parmesano rallado, atún, tomate frito concentrado y orégano

Pizza 2: queso granna padano rallado, cebolla en juliana, rodajas de tomate natural y albahaca picada.

Preparemos nuestra base vegetal para pizza.

En primer lugar quitamos las hojas exteriores más verdes de la col, y retiramos la base más dura. Abrimos la col por la mitad y la cortamos en juliana fina con la ayuda de un cuchillo o con una mandolina.

Cubrimos el fondo de un bol amplio con papel absorbente, volcamos la col encima y añadimos un buen puñado de sal gorda, mezclamos un poco y dejamos reposar unos 15 minutos para que la col sude todo el agua posible.

Después lavamos la col para eliminar el exceso de sal, la secamos muy bien y volvemos a colocarla en el bol.

Mezclar en un vaso el agua con la harina de garbanzos hasta tener una crema ligera sin grumos y la vertemos sobre la col. Mezclamos bien.

Necesitamos una sartén antiadherente para cocinar la base de la pizza y dependiendo del tamaño de esta, así será de grande la pizza después. Yo he preparado tres bases en una sartén pequeña de 14 cm de diámetro.

(En las fotos finales solo se ven dos pizzas porque la tercera base nos la comimos a pellizcos para ver si nos gustaba, jeje)

Para cocinar la masa, engrasamos con unas gotas de aceite de oliva el fondo de la sartén, ponemos al fuego y cuando esté bien caliente añadimos 2-3 cucharones de masa de col, cubriendo todo el fondo de la sartén y sin darle demasiado grosor. Bajamos el fuego a la mitad y dejamos cocinar unos 4-5 minutos.

Cuando veáis que al mover la sartén la masa se despega del fondo y tiene la consistencia de una tortilla francesa, le damos la vuelta y cocinamos el mismo tiempo por el otro lado.

Colocamos nuestras bases de pizza en la bandeja de horno, que habremos forrado con papel vegetal, añadimos los ingredientes que queramos para cubrir la pizza y horneamos unos 20 minutos a 230 grados, con calor arriba y abajo.

En la lista de ingredientes tenéis los ingredientes que he utilizado para cada una de las dos pizzas que veis en las fotos.

Buen provecho!

Anuncios

6 comentarios en “Pizza con base de col

  1. Ja, ja, yo creo que los de las revistas tampoco prueban sus recetas y cuando sale una bien hay que dar gracias por ello. Y otras muchas, la foto ni corresponde a la receta. Pero bueno, lo cierto es que sirven de inspiración y a ti te ha servido para hacer estas ricas pizzas y sin horno. Me gusta la harina de garbanzos, ideal para los intolerantes al gluten y los que le gusten los garbanzos, como a mi, porque claro, tiene un sabor muy marcado. He visto pizzas con coliflor pero no con col, es una forma excelente de comer verdura de otra forma. Una pizza muy sanota ideal para cualquier día. La mía, con doble ración de queso. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Isa! Pues tienes toda la razón con las revistas, pocas recetas dalen bien. En este caso traía como suplemento un libro de tartas de chocolate y no pude resistirme, aunque hasta esas cuando he probado a hacer alguna he tenido que añadir o quitar sobre la marcha. En este caso la col queda suavizada con la harina y no sabe amarga, y la doble ración de queso (que a mi también me encanta) le da mucho sabor! Un besote!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s