Crema caribeña con jengibre

Soy consciente de que el título de esta receta nos hace pensar en una receta veraniega, o al menos, en un bocado venido de otros mares, donde el clima es más acogedor y cálido que este invierno gélido que nos ha tocado vivir en España.20170216_151554

Bien sabido es ya por todos, que no me gusta el invierno, no es necesario que me reitere cada dos o tres entradas en esta cuestión, pero también es cierto, que pasado el mes de enero, cuando las tardes comienzan a alargarse y el sol se hace el remolón y no quiere esconderse en el horizonte, algo en mi interior comienza a alegrarse. La certeza de que la primavera no queda lejos, supongo.

En esta ocasión no es tanto la mejoría del clima, pues las nubes apenas dejan apreciar esos atardeceres cada vez más tardíos, sino el verano que se respira en mi interior, el que me ha traído hasta esta receta.

Mañana, a estas horas, estaré cambiando el abrigo por una chaqueta fina y cargando con una pequeña maleta que encierra trajes de baño y chanclas. Y tal es la ilusión que tengo, no solo en el destino, sino en la experiencia y la compañía con la que espero disfrutar de los próximos días, que en mi cocina a brillado un sol dorado y hasta la cena de hoy, a base de tortilla de patatas con verduras y unos tomates rosas almerienses, reclamarán la llegada de ese clima tropical que espero me abrace en Lanzarote.20170216_151259

Por eso, cuando ayer, unos deliciosos souffles de chocolate blanco, ideales para una merienda cálida y para darle un capricho a esta dieta que convive conmigo desde hace algo más de un mes, se desinflaron por completo al salir del horno, me dije: -Noelia, la crema caribeña te está llamando, que importa que solo estemos en febrero.

Una crema caribeña (al menos en el libro donde he encontrado la receta) no es más que una crema esponjosa, a caballo entre una mousse y una natilla, de chocolate y canela. En este caso, yo la he elaborado con mi toque personal, sustituyendo la canela por jengibre y pimienta, y aumentando la cantidad de chocolate, para que el sabor sea intenso, dulzón, penetrante y fresco al mismo tiempo.

La receta original es de un pequeño libro que me regalaron hace unos años por mi cumpleaños, que se llama cocina para parejas y que estaba a la venta en Lidl.

Espero que os guste!

INGREDIENTES: (Para 4 personas)

1 huevo

20 gr azúcar blanco

1 cucharada sopera rasa de esencia de vainilla

1 cucharada sopera rasa de jengibre en polvo

1/2 cucharilla de café de pimienta negra recién molida

150 ml leche semidesnatada (podéis usarla entera)

60 gr chocolate negro para fundir (yo he usado chocolate Valor con 70% cacao)

2 láminas de gelatina neutra

80 ml nata para montar

Montar la nata a punto de nieve duro, es decir, que esté muy consistente, lo sabremos cuando al coger una cucharada de nata montada necesitemos darle algún golpe para que caiga la nata de esta.

Separamos la clara de la yema del huevo, reservamos la yema.

Montamos la clara a punto de nieve duro, igual que hicimos con la nata.

Reservar la nata montada y la clara a punto de nieve en la nevera.

En un cazo, calentar la leche junto con el chocolate troceado, removiendo sin parar hasta que este se disuelva, y sin que llegue a hervir la leche. Retiramos del fuego, añadimos la pimienta y el jengibre y mezclamos bien. Dejamos templar un poco.20170216_125213

Batir la yema de huevo con el azúcar y la vainilla hasta tener una crema de color marrón claro.20170216_123748

Añadir la crema de huevo al cazo donde tenemos el chocolate con leche, calentar a fuego lento removiendo hasta que se integre totalmente y retirar del fuego.

Hidratar las dos hojas de gelatina en un bol con agua fría unos 4-5 minutos. Después escurrimos bien y las añadimos a la crema de chocolate y yema, mezclando hasta que se disuelvan.20170216_125615

Dejamos enfriar un poco más la crema.

Añadimos la nata montada y mezclamos con movimientos envolventes de abajo a arriba, despacio, para que la mezcla no pierda aire.20170216_131745

Cuando la nata esté totalmente integrada añadimos la clara montada y repetimos el proceso hasta tener nuestra crema lista, homogénea y sin grumos.20170216_132036

Repartimos en vasos o en los boles donde vamos a servir y dejamos enfriar en la nevera al menos dos horas.20170216_151925

Antes de servir podemos decorar con unas onzas de chocolate negro, un poco de azúcar glass mezclado con una pizca de jengibre rallado (de esto son los grumos que veis en una de las cremas de la foto) o unas hojas de menta fresca.

Buen provecho!

Anuncios

4 comentarios en “Crema caribeña con jengibre

  1. ¡¡Hola Noelia!! Entonces, a Lanzarote, normal que sientas que ya en ti es verano. Espero que lo paséis muy bien, y vuelvas con todos los rayos de sol suficientes hasta que lleguen aquí. A mi tampoco me gusta el invierno, es muy crudo y me encanta la primavera, yo también tengo ganas de que llegue, así que recoge unos pocos rayos de sol para mi también, je, je.
    Y bueno, hoy traes dulce, ¡¡y de chocolate!! Bueno, dulce lo justo, pero cuando el chocolate es de buena calidad, no necesita mucho más, y el negro de Valor 70% está muy rico, de vez en cuando yo me como una o dos onzas para matar el gusanillo de algo dulce y está muy bueno. Me encantan las texturas mousse y el chocolate especiado, así que imagino lo ricas que tienen que estar estas cremas, sean caribeñas o no, para mi son perfectas para cualquier época del año, y si su sabor nos recuerda al buen tiempo, pues muchísimo mejor. Besitos y a disfrutar.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s