Cake de yogur con melocotón

A veces se alinean los planetas o te ilumina una estrella. Bueno, como no creo en milagros diré simplemente que a veces, se dan una serie de acontecimientos pequeños de esos que tanto me alegran la vida y que transforman una semana normal en algo excepcional y maravilloso.20160930_172155


El martes tuve mi última visita a traumatología y por fin me he librado de la escayola, ¡vuelvo a tener dos pies calzados con dos zapatos! Vale que el proceso aún no ha terminado, y que bajo esa capa de yeso que parecía formar parte de mi cuerpo ha aparecido un tobillo del tamaño de una pelota de voley playa y con un color morado un tanto sospechoso, que grita a toda voz: “Hola, soy tu esguince, ¿te acordabas de mi? Pues eso, que han pasado dos días desde que recuperé mi pierna, o algo parecido a esa parte de mi cuerpo, y que bajo la capa de piel muerta grisácea, más vello del que recordaba haber tenido nunca y una planta del pié agrietada y muy seca, hay una musculatura un tanto débil y un esguince que aún no se ha curado. Pero mucha paciencia (que ya no se donde sacar), baños de contraste con agua caliente y fría; y unos ejercicios y estiramientos recomendados por la doctora lograrán, más pronto que tarde, que vuelva a estar en plena forma.20160930_172219

La visita al médico no ha sido la única alegría de la semana, un día antes, el lunes de nervios y dolor de cabeza de tanto pensar en si sería ese mi último día de encierro, mi media naranja apareció en casa con una enorme caja envuelta en papel de regalo…- la cesta de navidad de la empresa- pensé yo, y acto seguido esa sonrisa infantil que me sigue enamorando diez años después de nuestro primer día juntos.

-¡Papá Noel ha llegado antes de tiempo! Espero que lo disfrutes.

Tras varias preguntas absurdas por mi parte y con un indicio de impaciencia en la mirada, me soltó un -deja de preguntar y ábrelo-. Y me encontré con un procesador de alimentos en toda regla, yo que llevo años analizando los distintos robots de cocina que sirven para amasar, batir, triturar, y que siempre acabo convenciéndome de que son demasiado caros y que no hay nada de malo por seguir amasando a mano, aunque en el fondo me moría de ganas por tener uno; y allí estaba, el robot o procesador Silvercrest, ese que una vez al año saca Lidl y que cuando está a la venta nunca me viene bien ir a comprar o que encuentro agotado en las tiendas, como me ocurrió durante meses con la heladera de la misma tienda. De color rojo, como a mi me gusta, a juego con el resto de pequeños electrodomésticos de mi cocina y sobre todo, de la mano de una pareja que no consigue nunca darme una sorpresa, porque la impaciencia o mis suspicacias lo hacen contármelo todo antes de tiempo.

Benditos astros, si tras tan agradable sorpresa ya iba feliz al médico al día siguiente, imaginaros mi ilusión al volver sin escayola y para celebrarlo, encontrarme a dos amigos que venían a buscarnos (todo tramado por mi querido amor) para salir a que me diera el aire, tomar unas cervezas, pasar una tarde de risas y cenar en un bar al que llevaba tiempo queriendo ir.20160930_172748

Una semana plena, comencé a pensar, y a eso tengo que añadirle que mañana voy a empezar las excursiones y visitas pre-navidad que todos los años hago con las mujeres de mi vida (mi madre y mi hermana) y que esta semana, para ponerle una guinda más al pastel, he recuperado el contacto con una buena amiga, esa que cumplió años hace unos días y de la que os hablaba la semana pasada, ella que fue durante muchos años mi alma gemela, mi hermana postiza y la segunda niña de mis ojos.

Quiero creer que tantas alegrías no vendrán solas y que el año llegará a su fin con esta plenitud de gratitud y cariño que ahora mismo me rodea.

Y para terminar la semana con dulce alegría, hoy os dejo un cake de yogur y melocotón, la última receta que me quedaba pendiente desde este verano y que ha conseguido que llegue al fin del proceso “pata palo” sin faltar a mi cita con el blog y con vosotros. Esta es la segunda receta que os dejo de un bizcocho de melocotón, con ingredientes muy parecidos a la primera que podéis ver aquí, pero ya se sabe que en repostería el resultado es pura química y cambiando cantidades y el modo de elaboración de la masa, podemos tener resultados distintos. Este no es mejor ni peor que el primero, es diferente pero delicioso y jugoso, perfecto para el desayuno o la merienda.20160930_172713

Espero que os guste!

INGREDIENTES:

1 yogur de limón

3 huevos

1 cucharadita de levadura tipo Royal

3 melocotones maduros

50 gr de mantequilla sin sal

Con la medida del yogur:

4 vasos de harina de trigo

2 vasos de azúcar

1 vaso de aceite de oliva suave

Pelar, descorazonar y trocear en dados los melocotones. Saltearlos en la mantequilla a fuego medio-fuerte unos 4 minutos. Reservar.20160930_130855

En un bol grande batir los huevos, el yogur, el aceite y el azúcar. Podemos hacerlo con la batidora de varillas.20160930_125935

Cuando tengamos una crema uniforme, añadir la harina tamizada con la levadura y mezclar bien con una paleta de cocina.20160930_130221

Añadir los melocotones salteados, mezclando un poco para que se distribuyan uniformemente por la masa.20160930_130950

Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Engrasar un molde rectangular de 20X6 y unos 6 cm de alto. Forrar el fondo con papel parafinado o una tira de acetato para facilitar el desmolde del bizcocho.

Verter la masa en el molde y hornear aproximadamente 50 minutos, o hasta que al pinchar el centro con un palillo este salga limpio.

Si a mitad de la cocción la capa superior se dora mucho, cubrir con una lámina de papel de aluminio hasta que el bizcocho termine de cocinarse.

Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. Espolvorear azúcar glass por la superficie antes de servir.

Buen provecho!

 

Nota: la idea original de este bizcocho es con pera, que también queda delicioso y mucho más original!, aunque no hice el fotos el día que lo probé con esa fruta.

Anuncios

7 comentarios en “Cake de yogur con melocotón

  1. Que guay… verás si notas la diferencia… a mí me regalaron uno y soy super feliz… que tal va? yo el año pasado me compre del lidl la que es una especie de thermomix y estoy super contenta… la uso poco pero hay para cosas que viene muy bien Besos y a disfrutar!!

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡Muchas felicidades Noelia!! ¡¡Me alegro muchísimo que por fin te hayan quitado la escayola!! Y que hayas tenido una semana tan feliz, después de estas semanas de pata palo, te lo merecías. Bueno, ya sabes que tienes que seguir teniendo cuidado con el tobillo, que los esguinces mal curados, son peores que las roturas. ¡¡Pero disfruta!!
    Y me alegro por tu robot de cocina, lo he visto en el catálogo del Lidlt, y tiene muy buena pinta, mejor que la amasadora esa que ponen también de vez en cuando a la venta. Ya sabes que a mi me tocó uno en un blog de cocina, y la verdad, ahora que no nos oye nadie, no lo utilizo mucho, ja, ja. Bueno, no sé, es que me he acostumbrado a hacerlo todo a mano, pero reconozco que para panes y brioche, queda mucho mejor amasado por un robot de cocina. Para lo demás, no lo utilizo mucho porque creo que es de mucha capacidad, y como mis postres, las mayoría, son pequeñitos, como que no coge bien los ingredientes, son muy escasos para tanto aparato. Pero vamos, creo que es el sueño de toda repostera, panadera, je, je.
    ¡¡Y qué delicia de bizcocho!! Yo soy super fan de un tierno y rico bizcocho, no me canso nunca de ellos. Y mi hermana, ni te cuento, ella por un bizcocho casero mata, ja, ja. Si llega a ver el tuyo, ya me dice que quiere uno igual. ¡¡Delicioso!! Besitos y feliz finde.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias Isa por tus animos y tus sonrisas!! El bizcocho es muy rico, y eso que tenía mis dudas porque la otra receta que tengo con forma de corona y el melocotón triturado me gusta mucho. De echo tenía las fotos del proceso pero hasta que no le di un pellizco (en una esquina oculta) y lo probé no me animé a hacerle fotos para el blog. Es verdad que el robot no me parece demasiado práctico para el uso diario, el bol tiene una capacidad de 6 litros y eso es demasiado para los dulves pequeños. Pero aunque aun no lo he probado estoy encantada con la batidora de vaso que trae integrada para triturar purés o hacer batidos y ya me veo ese bol enorme montando la mousse de limón de todas mis Nochebuenas mientras yo voy mirando sin dejarme el brazo en el intento. Además con lo muchisimo que me gusta la bollería y todas esas recetas de panes que tenemos… espero darle uso, aunque sea en contadas ocasiones. Un besazo!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s