Pan casero con semillas y pipas

He borrado estas líneas varias veces antes de decidirme, y es que cuando cuesta empezar a escribir: ¡qué fácil es recurrir al tiempo!20160922_162618

He comenzado varias veces diciéndoos que por fin ha llegado el otoño, que por fin está aquí el frío,… como si todos y cada uno de los que me seguís no lo estuvieseis ya sintiendo en vuestros huesos. Después he corregido intentando enlazar este tardío frío otoñal con la receta… pero si solo viendo el título ya sabéis que es pan lo que os traigo hoy, y que cuando más horneo pan y bollería es en verano, porque con el calor las masas fermentan mejor. Pues nada, otra introducción incongruente que tampoco podía dejaros.

La tercera posibilidad era comentaros que a pesar de que no me gusta nada esta época del año, hasta yo estaba extrañando el frío, las tardes de manta y sofá, y ese chocolate caliente antes de dormir que templa el cuerpo y ayuda a conciliar el sueño.20160922_162327

Pero la verdad, es que para mi este otoño está pasando sin pena ni gloria; la última vez que me arreglé para salir llevaba sandalias de verano y las tardes aún eran largas, después vino el tobillo roto y la siguiente “juerga flamenca” ha sido cenar con mis mejores amigos, rememorando aquellas cenas de “miércoles Komodoro” que celebrábamos cada miércoles al terminar de trabajar en el bar Komodoro de mi amiga Vane (de ahí el nombre de la quedada), y que la distancia que nos separa se ha llevado consigo. El mes de octubre ha dejado en mi vida mucho reposo, pocas experiencias, si omitimos aprender a pasear por casa a la “pata coja”, hacer malabares para cocinar con el pie escayolado y leer tanto que hasta la repisa empieza a quejarse porque no soporta más libros en sus estantes.20160922_162254

Pero el mes de noviembre llega con otras perspectivas, el frío. Sí, volvemos al tiempo. El frío ha escondido el pie enyesado bajo un pantalón demasiado ancho y un calcetín de lana enorme, el dolor ya pasó a mejor vida y la recuperación de mi hueso está siendo muy buena, por lo que espero terminar el mes caminando a dos piernas, para lo que en algún momento tendré que recuperar mis zapatos de invierno del armario, pues ahora… con una única zapatilla de deporte voy sobrada.

Y enlazando con esto, desde aquí aprovecho para daros las gracias, gracias de corazón a todos los que durante este largo mes, me habéis preguntado por mi salud, os habéis preocupado por mi recuperación a través del blog; a los amigos y a mi familia, siempre atenta a que no faltase de nada para hacerme la vida más cómoda, gracias a Juan, por ser capaz de poner una sonrisa cada noches, y a pesar del cansancio tras un duro día de trabajo, hacer y deshacer aquellas tareas que yo no he podido resolver durante el día. Gracias a mis papis, por cuidarnos a los dos, por ir y venir en coche para verme y llevarme a casa unos días. Aunque aún me quedan unas semanas de recuperación, esto va “viento en popa” y mi ánimo no ha decaído gracias a todos vosotros, así que para vosotros y para todo aquel amante del pan, os cuento la receta de hoy.20160922_162737

Espero que os guste!

INGREDIENTES: (Para 2 panes grandes)

350 gr harina de trigo

150 gr harina integral

350 ml agua mineral tibia

12 gr de sal

8 gr levadura fresca de panadero

60 gr de mezcla de semillas de lino y pipas para la masa

40 gr de mezcla de copos de avena, fruta deshidratada y pipas de girasol para la superficie.

Esta receta no es original, es decir, no es mía. Aunque supongo que ya lo habréis notado pues, teniendo en cuenta que no soy panadera, nunca he asistido a un curso de cocina y que este blog es solo de una aficionada… las recetas que no puedo o no soy capaz de inventar tendrán que salir de algún sitio.

Esta en concreto pertenece al coleccionable “pan, dulces y pasteles” de Planeta Deagostini que empecé este verano, es el primer pan del primer volumen, el que viene en la foto de portada y que me entró por los ojos al verlo y me hizo comenzar esta colección. Es además el pan que mas veces he preparado y al que me he permitido hacer unas modificaciones en la receta y sigue quedando muy rico, por eso os comparto hoy mi versión del mismo.20160922_162518

Colocar los 40 gramos de mezcla de semillas y pipas para la superficie extendidos sobre la bandeja del horno y tostarlos unos 10 minutos a 180 grados. Después los vertemos en un bol y cubrimos con agua. Reservamos hasta el momento de su uso.20160922_105127

Para la masa del pan diluimos la levadura fresca en el agua. Reservamos.

En un bol amplio mezclamos las dos harinas con la sal y vertemos sobre ellas el agua con levadura. 20160922_104715Vamos mezclando con una cuchara de madera poco a poco y cuando empiece a endurecerse seguimos amasando con las manos. En el momento en que la masa se despegue del bol, la volcamos sobre la encimera limpia y seca y seguimos amasando unos 10 minutos hasta que la masa sea lisa y homogénea.20160922_105742

Entonces la estiramos con las manos y volcamos encima los 60 gramos de semillas y pipas para el relleno. Envolvemos la masa, dejando las pipas en su interior y trabajamos un poco para que se integren y repartan bien por toda la masa.20160922_110642

Hacemos una bola con la masa y la colocamos dentro de un bol limpio y seco, cubrimos con un paño y dejamos reposar dos horas.20160922_111221

Tras la primera media hora de reposo,20160922_115013 sacamos la masa del bol, trabajamos un poco con las manos sin amasar demasiado y volvemos a darle forma redonda y la introducimos en el bol de nuevo hasta que se cumplan las dos horas de levado.20160922_134918

Después extendemos la masa sobre la encimera, aplanándola un poco y cortamos en tres partes iguales, a las que daremos forma rectangular.

Recuperamos las semillas que teníamos en agua, las escurrimos lo mejor posible y las repartimos por la superficie de las piezas de pan.20160922_135428

Envolvemos cada pieza en un paño limpio y seco y dejamos reposar sobre una bandeja unos 40 minutos, o hasta que duplique su tamaño.

Precalentar el horno a 200 grados con calor arriba y abajo, introducimos una bandeja en la base con un vaso de agua para que cree vapor y justo encima ponemos la rejilla con los dos panes separados entre sí. Horneamos unos 20 minutos o hasta que la superficie empiece a dorarse.

Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.20160922_162407

Buen provecho!

 

Nota: este pan es ideal para tostarlo en el desayuno y comerlo con un poco de mantequilla y/o mermelada. Con un poco de aceite de oliva virgen y unas rodajas de tomate hacen una cena deliciosa; y se conserva dos o tres días tierno por dentro y crujiente por fuera, si lo envolvemos en papel absorbente y lo guardamos en una bolsa bien sellada sin aire en su interior.

Anuncios

4 comentarios en “Pan casero con semillas y pipas

  1. ¡¡Hola Noelia!! Pues había entrado ya dos veces en el blog y ya iba a cerrar el ordenador, cuando me ha dado por entrar otra vez, ¡¡y aquí estaba la receta!! Y es que las dichosas introducciones para dar pie nos traen loca, ja, ja. A veces entiendo los que pasan directamente a los ingredientes, ni preámbulos, ni nada.
    Me alegro que tu tobillo vaya mejor, y si ya no hay dolor, ya es un gran paso, y si a finales de mes ya te ves caminando, ¡¡esto huele fenomenal!! Y huele tan bien como tiene que oler tu pan, ¡¡pero qué bien te ha quedado!! Este no lo hice este verano, no tenía ni lino ni avena, porque aquí, donde vivo, ni avena venden. Bueno, venden, pero mezclados con otros cereales para desayuno. Así que probé a hacer los que tenía todos los ingredientes en casa o los podía comprar aquí mismo. Este pan, precisamente es bonito por ese topping que lleva en la superficie y seguro que estaba muy rico, pues ya he dado fe, que el pan casero es riquísimo.
    Bueno, pues paciencia un poquito más, que ya te queda muy poquito. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias Isa, yo tampoco encontré las semillas de lino y los copos de avena que lleva la receta, hasta que un día cogí una bolsa de muesli (o eso creía yo) en el lidl y al abrirla vi que traía los copos, semillas, pipas y frutas deshidratadas. La mezcla no me gustó mucho para comerla con el yogur, que es para lo que lo compré y mucho menos con leche porque el muesli y las frutas deshidratadas se ponen muy blandas al mojarlas y eso me gustó menoss todavía. Así que una tarde de estas que no estas haciendo absolutamente nada, me dediqué a clasificar y separar las semillas, la avena, fruta y pipas y guardarla en distintos tarros, y así si que le ha sacado bastante partido!! El pan queda con una miga contundente, como el pan de pueblo y la corteza crujiente, además las pipas y cereales son un aporte extra de nutrientes para el desayuno u otras comidas. Un besote!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s