Bretzels para un día de…

Pasé tantas veces ante tu puerta que acabé tomándome la libertad de pasar sin llamar.20160426_173821

He recorrido todos los rincones que he podido de tu hogar.
Me he sentado en ese sofá que te preside y se amolda a todo el que quiera disfrutarlo.

Te he escuchado hasta quedarme dormida y te he hablado de alegrías y tristezas vividas hasta perder la voz.

Me he acurrucado en tu melodía, he disfrutado de todo lo bueno que puedes ofrecerme y te he observado…

Me he embriagado con tu presencia y he perdido la vista en tu azul inmenso para aprender de ti, para comprender el mundo contigo.20160426_173957

No se como conseguiste engatusarme de por vida, ni recuerdo el momento exacto en que me enamoré de ti, pero sé, desde que sentí conscientemente tu tacto en mi piel, que serías mio y yo tuya para siempre.
Perdona si no paso a verte con más frecuencia, perdona si no me ves sonreírte, discúlpame una y mil veces por no correr a tus brazos cuando te extraño.
Tu me conoces, sabes que aunque mi cuerpo no esté presente, nunca olvido el calor en mi piel, la sal en mis labios, la arena en los rincones más inóspitos de mi cuerpo y el rumor de tus olas.

El calor me llama y cada día me atraes con más fuerza.
Y aunque no será hoy cuando coma contigo, permíteme que sueñe con probar estos bocados en tu orilla.20160426_174108
Espero que os guste!

INGREDIENTES: (Para 12-15 piezas)

1ª masa:

100 gr de harina de trigo

80 ml agua templada

5 gr levadura fresca de panadero

2ª masa:

300 gr harina de trigo tamizada

5 gr levadura fresca panadero

5 gr azúcar blanca

70 ml agua templada

50 ml de aceite de oliva virgen extra

1 cucharadita de sal fina

1 huevo para pintar

Relleno:

1 cucharada sopera de pipas peladas saladas y una cucharadita de bolas de sal

1 cucharada sopera de pistachos pelados y una cucharadita de escamas de sal negra (ahumada)

1 cucharada sopera de piñones pelados crudos y 1 cucharada sopera de azúcar blanca.

El primer paso es preparar la masa que hará fermentar toda la mezcla (en los ingredientes es la 1ª masa)

Ponemos en un bol los 100 gr de harina tamizados, añadimos los 5 gramos de levadura fresca desmigándola con las manos y los 80 mililitros de agua templada.20160426_124559

Mezclamos bien con una cuchara hasta integrar todos los ingredientes.20160426_124800

Cubrimos el bol con un paño limpio y seco y dejamos reposar la masa durante una hora en un lugar cálido y seco, sin corrientes de aire.

Si vuestra cocina es muy fría o lo preparáis en invierno: encender el horno a 50 grados hasta que al meter la mano dentro lo notéis cálido, entonces apagamos el horno, introducimos el bol y cerramos el horno colocando un tope que deje la puerta abierta uno o dos centímetros, por ejemplo un paño de cocina.

En este caso, y puesto que hoy tenemos casi 30 grados en Sevilla, no he precalentado el horno, solo lo he usado como lugar de almacenaje para que fermente la masa.

Pasada la hora de reposo la masa habrá levado hasta doblar su volumen.

Ahora vamos con la segunda parte, preparamos en otro bol la segunda masa: verter en un bol los 300 gramos de harina tamizada, los 5 gramos de levadura restantes, el azúcar y los 70 ml de agua templada.20160426_133830

Mezclamos bien hasta tener una masa tipo miga de pan.

Añadimos poco a poco la primera masa fermentada y el aceite de oliva.20160426_134311 Amasar un poco para integrar los ingredientes y en cuanto la masa se despegue del bol, las pasamos a la encimera limpia y seca, y seguimos amasando hasta tener una bola de masa lisa y elástica. Introducimos la masa en un bol, lo tapamos con un paño y dejamos reposar otros 15 minutos (de vuelta al horno apagado).20160426_134835

Pasado ese tiempo la masa habrá duplicado su volumen.20160426_141232

Ahora la vamos a trabajar un poco, con cuidado y sin amasar. Volcamos la masa en la encimera (no es necesario enharinar la superficie, no se pega).

La moldeamos suavemente, para que no pierda mucho volumen y le damos forma de rulo rectangular, como se ve en la foto, y la cortamos en tres porciones del mismo tamaño.20160426_141352

Mientras rellenamos una porción, pondremos las otras dos en el bol tapadas con el paño para que no se seque la masa.

El primer relleno que he preparado ha sido mezclando 1 cucharada de pipas saladas con una cucharadita de bolas de sal que encontré en Lidl hace unos días, podéis usar sal gruesa normal.

Extendemos la masa hasta darle una forma parecida a un rectángulo, repartimos la mezcla de pipas y sal por la superficie y doblamos la masa por la mitad, a lo largo, dejando el relleno en el interior.20160426_141552

Después volvemos a doblar el rectángulo, esta vez a lo ancho y empezamos a amasar como si estuviésemos trabajando con un rodillo para crear un rulo largo, redondo y de un centímetro de grosor aproximadamente.20160426_141617

Cortamos el rulo en 5 palos de unos 8 cm de largo y le damos la forma de los típicos lacitos.

Colocamos los bretzel sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal, separados unos de otros unos centímetros y tapamos con un paño de cocina.20160426_144256

Repetimos el proceso con las dos siguientes porciones de masa, a una le pondremos un relleno a base de piñones y azúcar, y a la última una mezcla de pistachos pelados y troceados con sal negra.

Cuando tengamos todos los bretzel en bandejas de horno cubiertos con paños de cocina, dejamos fermentar una hora y media, a ser posible, otra vez dentro del horno o en un lugar cálido alejado de corrientes de aire.

Pasado el tiempo del último levado, batimos el huevo, pintamos la superficie de los bretzels con él.20160426_163442

Horneamos durante 25 minutos, o hasta que comiencen a dorarse, con el horno pre-calentado a 210 grados y calor arriba y abajo.

Dejar enfriar sobre una rejilla y listos para comer.20160426_174612

Buen provecho!

NOTAS:

1- La receta original de la masa está sacada de la colección “pan, dulces y pasteles” de Planeta d’Agostini, en el volumen número 5.

2- La receta original lleva aceite de girasol y yo he utilizado aceite de oliva; y los bretzels no van rellenos, en las indicaciones te sugieren que les espolvorées un poco de sal y/o especias por la superficie antes de hornear.

3- Con estas cantidades para la masa (según el libro) salen 5 bretzels, pero me parecían exageradamente grandes y  yo los he creado más pequeños, para poder comernos más de uno y probar los distintos rellenos.

 

Anuncios

8 comentarios en “Bretzels para un día de…

  1. Bueno, bueno, pero qué bonito has empezado hoy, me ha encantado. Sé que no todos los días se puede empezar así una entrada, pero no me importaría que lo hicieras. Bueno, no se puede, porque todos sabemos que no siempre vienen las musas cuando nos enfrentamos a una página en blanco donde hay que dar pie a una receta.
    ¡¡Y qué bien has tuneado los bretzels!! Yo nunca los he hecho, aunque siempre me han llamado la atención. Me encanta el relleno que le has puesto y con una bebida bien fresquita tiene que ser un aperitivo ideal. A mi también me gustan más pequeñitos, que son más repartideros y seguro que se saborean mejor.
    Yo aún no he hecho nada de la colección, pero ya iré eligiendo algunos panes para el verano. Aunque no creo que los ponga en el blog, no me fío de mi con las masas estas que tienen tanto tiempo de levado, ja, ja. Puede que me salga cualquier cosa menos pan y tenga que ir a última hora a comprar pan para comer. Pero bueno, me servirá de práctica. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Isa, me alegra mucho que te guste la entrada!. El verano es la mejor época para practicar con el pan porque las altas temperaruras favorecen la fermentación, eso sí, hay que echarle mucha paciencia. La colección me esta siendo muy útil, no confiaba mucho en la exactitud de las medidas y las explicaciones son escuetas, pero hasta hora todas las recetas que he probado han salido bien. Si yo consigo que el pan suba y quede una miga aireada y jugosa estoy segura que tu también, los amasados sin un robot de cocina que me ayudee son algo tediosos pero los biceps lo agradecen, jeje. Un besazo!!

      Me gusta

  2. ¡Felicidades Noe! Los bretzels ya habían llamado mi atención – me vuelven loquita de buenos que están- pero cuando he empezado a leer la entrada, me he perdido en la poesía y el sentimiento sincero y me he olvidado de los panes 😉 Una entrada muy bonita y una receta fantástica que sin duda probaré, un beso!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias guapa!! La playa es mi perdición y el fin de semana pasado hizo un clima fantástico para disfrutar de ella, pero yo tenía otros planes asi que… a recordarla toca. Y los bretzel han sido toda una delicia, a todos en casa han gustado mucho, mis favoritos: los de pipas, aunque ha habido opiniones de todo tipo, no sobró ni uno!!!

      Le gusta a 1 persona

  3. Qué bonito comienzo de entrada, ¡es pura poesía!

    ¿Sabés que yo me he enterado que este pan se llama Bretzel en nuestro reciente viaje a Alemania? Siempre lo había llamado Pretzel, que es como lo llaman en USA, y en nuestra escapada de semana santa ha sido cuando he aprendido el nombre original de este pan tan típico.

    Te han quedado perfectos, y estoy contigo, mejor con aceite de oliva. Los que comimos en Alemania eran realmente enormes, del tamaño de la típica palmera de chocolate.

    ¡saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias!! Hace años, en un capítulo de los Simpson Marge hacía bretzel para vender, y yo al ver la forma solo podía pensar: son como las galletitas saladas o lacitos pero gigantes… ¿como se preparará eso? Hasta que hace un tiempo me enteré del nombre real y por fin tengo la receta!! 😘😙

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s