Sopa de cebolla y langostinos

Esta semana Estados Unidos celebra una de sus fiestas populares más conocida, la tradicional cena de Acción de Gracias.20151124_141225

Una festividad que hasta ahora no hemos importado a Europa, tan solo se reconoce esta festividad en Canadá, donde tiene orígenes diferentes a los norteamericanos y se celebra también en distinta fecha.

El origen de esta fiesta consiste en celebrar el final de la cosecha, en alegrarse por el trabajo realizado y dar gracias por poder tener sustento para el invierno. Se celebraba alrededor de una cena con platos muy típicos americanos, como el conocidísimo pavo asado.

Algo que me llama mucho la atención de esta celebración, así como en la comida del día de Navidad en América, es el puré de patatas. Para mi el puré de patatas es ese plato rápido que preparas para acompañar una cena poco contundente, esa receta sencilla, barata y simple a la que todos damos nuestro toque personal para intentar hacerla más agraciada. Un plato que en definitiva, no pondríamos en la mesa para una comida especial.20151124_141238

Claro está, las costumbres culinarias varían mucho de mi casa a la de mis vecinos, no digamos entonces la diferencia con un menú que se elabora en miles de hogares a más de un océano de distancia de aquí.

Por eso hoy, aprovechando que desde hace unas semanas intento daros ideas para las próximas comidas o cenas navideñas, vamos a preparar uno de esos platos, que al igual que pasa con el puré de patatas, no es algo vistoso y muy elaborado que servir en una gran comida, y sin embargo; es un primer plato muy apetecible antes de un asado o una carne rellena; y es más, es el plato ideal para el día después, ya me entendéis: para la resaca post-festiva.

Hoy vamos a preparar sopa. Y no una sopa cualquiera, os voy a mostrar mi versión light de la sopa de cebolla francesa. Este plato se elabora con un buen caldo de verduras, de carne o de pescado como base (normalmente elegimos el caldo en función del siguiente plato que se vaya a servir), se acompaña además de rebanadas de pan tostado que se sumergen en la sopa una vez preparada, junto con un buen queso parmesano rallado por encima y se gratina.

Pero si os estoy hablando de preparar una sopa ligera, como entrante para navidad o como depurativo para la comida del día después, el pan y el queso nos van a sobrar.

Para compensar vamos a utilizar un caldo base de hortalizas muy sabroso y le vamos a dar un poco de sabor a mar, combinándolo con marisco, en este caso yo voy a utilizar langostinos, pero si la preparáis en Navidad, solo tendréis que reservar algunas gambas crudas, unas cigalas, carabineros… o incluso podemos hacerla con mejillones o almejas.20151124_142204

Si os apetece, ya sabéis, apartar un poco del marisco destinado a cocerse para la cena festiva y guardarlo para esta sopa.

Espero que os guste!

INGREDIENTES: (Para 4 -6 personas)

6 cebollas dulces o cebolletas

1 puerro

1 penca de apio

1 pimiento verde

1 tomate maduro

1 zanahoria

200 gramos de langostinos crudos

2 cucharadas soperas de harina de maíz

1 chorrito de Brandy de Jerez

sal- pimienta- mantequilla – AOVE

En primer lugar vamos a preparar un caldo:

Lavamos muy bien todas las verduras menos las cebollas que aún no las vamos a usar.

Le quitamos el rabito a la zanahoria y la partimos en 3-4 trozos.

Quitamos la primera capa al puerro y troceamos igual que la zanahoria (también usaremos la parte verde).

Quitamos el borde inferior del apio que siempre tiene restos de raíces, lo troceamos grande.

Al tomate le quitamos el punto verde del culete y el tallo, lo partimos en cuartos.

Y el pimiento verde, lo abrimos para quitar todas las pepitas y troceamos grande también.

En una olla grande y honda calentamos 2-3 cucharadas de aceite de oliva, añadimos las cabezas de los langostinos y rehogamos hasta que cambien de color.

Agregamos todas las verduras limpias y troceadas, salpimentamos y dejamos rehogar a fuego medio-alto unos 3 o 4 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se queme.20151124_123654

Agregamos unos 3 litros de agua, ponemos la tapa torcida (dejando escapar un poco del vapor) y dejamos cocer el caldo unos 30 minutos.

Pasado ese tiempo lo pasamos por un colador muy fino para conservar solo el líquido y desechamos las cabezas y verduras. Nos quedarán unos 2 litros de caldo de verduras.

En una cazuela grande y ancha, derretimos la mantequilla junto con 1 cucharada de AOVE, y añadimos las cebollas peladas y cortadas en una juliana muy fina. Salpimentamos y dejamos cocinar a fuego medio-bajo unos 15 minutos, hasta que toda la cebolla esté transparente, con cuidado de que la temperatura nunca sea demasiado alta para que no se doren.20151124_131433

Cuando las cebollas estén tiernas, espolvoreamos la harina de maíz sobre las cebollas, y cocinamos unos minutos mezclando bien las cebollas para que la harina se integre sin hacer grumos.

Agregamos un buen chorro de Brandy sobre las cebollas y dejamos hervir un par de minutos para evaporar el alcohol.

Vertemos el caldo que hemos preparado antes sobre las cebollas y dejamos cocer a fuego medio unos 20 o 25 minutos, para que se reduzca y espese un poco.

Corregimos de sal y pimienta, añadimos los langostinos crudos pelados y dejamos hervir un par de minutos más hasta que estén cocinados.

Servir la sopa acompañada de unas rebanadas de pan de pueblo tostado y un huevo cocido picado para cada comensal.20151124_141156

Si la idea es que la sopa sea un primer plato ligero, no agreguéis el pan ni el huevo al caldo, servirlo como acompañamiento para que cada uno se ponga la cantidad que desee.

Buen provecho!

Anuncios

4 comentarios en “Sopa de cebolla y langostinos

  1. ¡¡Hola Noelia!! Tú lo has dicho, de momento no hemos importado acción de gracias, pero todo llegará, ja, ja. Mira, hoy es el viernes negro y ya lo tenemos más que instaurado.
    Hablemos de tu sopa, que me gusta mucho más que el día de acción de gracias, que las gracias te las tenemos que dar a ti por estas ideas tan buenas que nos das siempre. A mi me gustan los caldos ligeritos, que tengan buen sabor pero que no sean muy calóricos, y este me ha encantado. A mi me gusta tomar calditos en invierno, sin fideos ni nada, me sacian un montón y luego con cualquier pescado pequeño ya me he llenado. Los que más me gustan son los ligeros de pollo y los de pescado. Pero este tuyo de hoy, además de ligero es totalmente festivo, y es una buena forma de cuidarse hasta en navidades. Has preparado una sopa llena de sabor, color y riquísima. ¡¡Intentaremos no mojar pan, ja, ja!! Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Isa, evitar el pan con esta sopa ha sido todo un reto para mi… algún que otro trocito me he comido. Cuando llega el frío cambian nuestras apetencias a la hora de comer, y todos los días no se pueden preparar cocidos y potajes, así que un buen caldito son una opción perfecta y ligera. Con esta sopa creo que tengo ya unas 15 variedades… y es que soy fan fan de un tazón de caldo y detrás una tortillita, un pescado a la plancha, ideal para cuidarse!! Disfruta del fin de semana y este SI adquirido black friday. Besitos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s