Rulos dulces de pan con natillas y mermelada

Se acerca la noche de Halloween y el consiguiente día de todos los santos; y cada cual celebrará de una forma u otra esta festividad. 20151029_121504Para algunos (los más pequeños) será una noche de disfraces, caramelos y risas; para otros será la mañana del domingo el momento de recordar a nuestros difuntos con presentes y celebraciones religiosas.

Algo que me encanta de la noche de Halloween son las historias y películas de miedo. Desde pequeña me ha fascinado ese nudo en el estómago y la sensación de querer salir corriendo al tiempo que no podía despegarme del sofá al ver películas de terror. El problema reside en que cada vez es más difícil sorprenderme, sentir pavor de verdad o irme a la cama con miedo de pensar que habrá bajo las sábanas.20151029_115931

Recuerdo hace muchos años, en el parque de atracciones Tívoli de Málaga, se incluía un pasaje del terror entre las actividades del parque. Por supuesto, fui la primera en acercarme a hacer cola y convencer al resto del grupo de que la actividad sería divertida.

No lo fue, algunos de mis amigos corrieron asustados tan deprisa que se toparon con la salida antes de recorrer todas las salas; otros, envalentonados, se colocaron al final del grupo con la intención de asustar a la persona que tenían delante, o sea, a mi.

Pero el subconsciente juega malas pasadas y en cuanto una sombra teñida de sangre, con máscara de hockey y moto-sierra en mano, apareció detrás nuestro, echaron a correr, adelantándome; con tan mala fortuna que chocaron conmigo y mi reloj de pulsera cayó al suelo. Jasoon (personaje de viernes 13) intentaba asustarme y que siguiera caminando para completar el recorrido, pero claro, mi reloj perdido y falta de miedo me hicieron enfadarme y tomarla con el pobre actor, al que imperé tanto y amenacé con no moverme de allí hasta encontrar el reloj, que el pobre muchacho acabó por encender la luz de la sala, quitarse la máscara y ayudarme a buscarlo. Adiós al ambiente terrorífico.20151029_121220

Terminé el recorrido preocupada por comprobar si mi reloj estaba roto y totalmente decepcionada por el pasaje del “no terror”.

Gracias al paso del tiempo, y a la compañía de teatro “El Puntal” de Isla Mayor, he recuperado la pasión por esta atracción, y ha sido gracias a un espectáculo que organizaron el año pasado durante la noche de Halloween y que este año vuelve con la segunda parte. Os dejo el trailler para que veáis a que nos enfrentamos los vecinos este fin de semana y tras el, cocinamos.

“Halloween 2015: Alcatraz”

Espero que os guste!

INGREDIENTES:

6-8 rebanadas de pan de molde sin cortezas

2 huevos

6-8 cucharadas de azúcar

1 litro de leche

1 sobre de preparado para natillas

1 tarro de mermelada de frutos rojos

aceite de oliva suave para freír

Con la ayuda de un rodillo vamos a extender y aplastar las rebanadas de pan de molde para que queden más finas y grandes. Reservamos.

En un cazo calentamos unos 60 gramos de mermelada con dos cucharadas de agua, removiendo bien para que nos quede una mezcla homogénea y un poco más líquida de mermelada, sin necesidad de hervir la mezcla.

Pintamos la cara superior del pan de molde con la mermelada licuada, con cuidado para que todo el pan se humedezca pero no quede demasiado empapado. Reservamos.20151028_162931

Preparamos unas natillas siguiendo las recomendaciones del envase, pero con un poco menos de leche: en mis indicaciones dice que para un sobre de natillas hay que utilizar un litro de leche (4 vasos), pues yo he usado solo 3 vasos de leche.

Repartimos una capa de natillas sobre cada rebanada de pan (unas 3 cucharadas por pieza). La capa no debe ser muy gruesa porque en el siguiente paso se nos puede salir todo el relleno por los bordes.20151028_164820

Dejamos que la capa de natillas se enfríe un poco y comience a cuajarse (unos 15 minutos).

Después enrollamos las rodajas de pan sobre si mismas, dándoles forma de rulo y dejando la capa de natillas en el interior. El punto de cierre del rollito lo dejaremos mirando hacia abajo de la bandeja, para que con la misma presión y la ayuda de la crema de natillas que terminará de cuajarse, harán de pegamento para dejar sellado los rulos.20151028_180529

Si al enrollar el pan os quedan los bordes un poco secos, rellenar con un poco más de natillas con la ayuda de una cucharilla.

Si, por el contrario, se ha salido un poco de relleno, retirarlo con una espátula para que los bordes queden lisos y sin huecos.

Cuando el relleno esté totalmente cuajado, pondremos a calentar el aceite de oliva en una sartén.

Batimos dos huevos con una cucharada sopera de azúcar (y si os gusta, podéis añadir una cucharadita de canela molida también) y pasamos los rulos por el huevo batido, que empape bien por todas partes.20151028_180944

Los freímos en el aceite, que debe estar muy caliente, para que se dore rápido por fuera y no empape el rulo.20151028_181217

Cuando estén dorados los sacamos a una bandeja con papel absorbente en el fondo, para retirar el aceite sobrante.

Dejamos enfriar y los servimos enteros o cortados a rodajas.20151029_120426

Buen provecho!

Anuncios

5 comentarios en “Rulos dulces de pan con natillas y mermelada

  1. Hola Noelia, tienen muy buena pinta y son fáciles de hacer así que me apunto tu receta.
    A mí también me encanta el terror pero es difícil encontrar buenas pelis hoy en día. Desde luego me quedo con El Resplandor que a pesar de los años y del pésimo doblaje sigue siendo una de mis favoritas del género. Mi rellano es un pasillo largo y cuando y mis hijas iban con el triciclo, se me ponían los pelos como escarpias. Hay escenas en mi retina que no se borran con los años.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡Ja, ja, vaya experiencia con el castillo del terror!! Yo sólo he entrado una vez a uno (nunca nadie me quiere acompañar, y yo sola, como que no tiene mucha gracia). También tengo una anécdota con él y que quería haber contado este año, pero como siempre, se me ha pasado octubre y yo sin receta apropiada para halloween, ja, ja. También tengo otra, de una vez, cuando estaba en Cruz Roja, que hicimos nuestro propio castillo del terror para recaudar dinero, y fue una experiencia muy interesante, pero no sé si llegará algún halloween que la pueda contar, ¡¡qué desastre soy!! Y es que últimamente voy un poco pillada con mi trabajo, el blog y con las visitas a los blogs amigos, ¡¡no llego a todo!!
    Tus rulos dulces me han llevado a mi infancia, porque había una madre (no recuerdo cuál) de mis amigos que los hacía pero sin enrollar. Los hacía de flan unos (parecido a tus natillas) y otros con chocolate casero. Pero prefiero los tuyos, porque al estar enrollados parecen más pequeño, y los de ella eran dobles, como si de un sandwich se tratara. Empezaba con mucho ánimo comiéndomelo pero terminaba dejándome la mitad. Para una niña, uno doble era demasiado, ja, ja. Sin embargo tú nos das la opción de poderlo cortar o comerlo enrollado. El de esta mujer, tampoco llevaba mermelada, o por lo menos no lo recuerdo. ¡¡Me gusta tu versión!! Besitos.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡¡Ohhh, Noelia!! ¡¡Ha desaparecido mi mensaje cuando le he dado a publicar!! ¡¡Con lo largo que era…!! En fin, te lo abrevio. Te decía que una madre de un amigo hacía esto cuando éramos pequeños e íbamos a su casa. Ella creo que no le ponía mermelada, y los hacía dobles, como si de un sandwich se tratara. Los rellenaba unos de natillas y otros de chocolate casero. Me gustan más como tú nos lo presentas, con una sola rebanada de pan enrollada, pues aunque estaban muy buenos, nunca podía con uno doble y terminaba dejándome la mitad.
    ¡¡Y vaya experiencia con el castillo del terror, ja, ja!! Yo tenía dos para contar en este halloween, pero al final se me ha pasado el mes de octubre y ni receta apropiada para la fecha ni anécdotas que contar, y es que últimamente no llego a nada. Voy un poco estresada con el trabajo y el blog. Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Isa a ti se te ha borrado el mensaje pero yo si he recibido los dos!! Me has sacado una sonrisa, me gustaría verte disfrazada de enfermera asesina o algo así, seguro que fue una experiencia muy divertida. Para hacer los rollitos me he acordado de unas galletas que mi tía hace rellenas de flan, cerradas como un sandwich y después rebozadas, pero me pasa como a ti, al ser frito (como añoro el horno) son un poco pesadas y muy calóricas, por eso he preferido extender bien el pan y cortarlo en rodajas después, los bocados pequeños engañan y así no te atiborras de una merienda pesada. Aunque la idea de hacerlos tipo sandwich doble… se pueden cortar en cuadrados antes de freír y así también salen bicados pequeños.
      Hice algunos rellenos de chocolate con almendras sin mermelada, pero no llegaron a las fotos! Jaja. Juan los vió en la nevera y se los llevó al trabajo para desayunar con los compañeros, por eso ni los he nombrado en la entrada. Tengo pendiente hacerte una visita doble la semana que viene ¿no? Nos vemos por el blog. Muchos besos y buen finde!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s