Tarta de café y crema de naranja

Todas las familias tienen sus propias costumbres, sus maneras de hacer las cosas, que las hace diferentes a las demás. Así como una serie de características que las identifican y provocan en los demás las típicas frases: “Como se nota que eres hija de tu madre”, “Es evidente que sois familia”, etc

En casa hablábamos un día de este tema, y solo encontrábamos diferencias entre nosotros, no se nos ocurría que características compartíamos por el echo de ser familia.20150429_181922

La conversación se desvió y comenzamos a contar batallas y anécdotas de otros miembros de mi familia que viven lejos, nos preguntábamos unos a otros como estaban, en que trabajaban, cuantos años tenían ya sus hijos,…

y cada uno daba la información de aquel con quien había hablado por teléfono hacía poco, o de algún primo al que se encontró una tarde por casualidad.

Y esas anecdotas nos dieron la respuesta a la primera pregunta de nuestro debate:

 Mi madre dijo que hay una peculiaridad que caracteriza a todas las “Palmero”, es decir, a todas las mujeres de mi familia materna, y es la necesidad de hacer realidad cualquier cosa que se nos antoja ferozmente, y además hacerlo YA.

Coincidimos que tanto a las que estábamos allí reunidas aquella tarde como a las primas, tías y sobrinas que viven lejos nos pasa lo mismo, cuando se nos antoja hacer algo, nos ponemos nerviosas, nos retorcemos en la silla y antes que de tiempo a que la chorrada de turno se nos haya olvidado, ya estamos manos a la obra.

Y es que normalmente esos antojos fervorosos suelen consistir en alguna manualidad o tarea que podemos ( o más bien queremos) realizar con nuestras propias manos, coser alguna prenda de ropa, restaurar algún mueble, cocinar,…20150429_182151

Pues sí, en uno de esos antojos estaba yo la semana pasada, pensé si quedaría rico un bizcocho de café, empecé a buscar recetas pero google no me fue de ayuda, y me desvié un poco del tema, busqué varias páginas web y blogs con distintos tipos de rellenos para tartas y cremas, así como algunos trucos para dar mayor consistencia a los rellenos. Y esto hizo que la crema pastelera se quedara colgada de mi mente.

Un par de días después, el dichoso antojo no había desaparecido, seguía buscando (esta vez en mi recetario particular) alguna forma de adaptar un bizcocho para darle sabor a café y claro, si unía eso a la crema pastelera, tenía que hacer una tarta con las dos cosas si o si.

Así que he adaptado la receta del bizcocho de naranja y azúcar moreno que ya publiqué hace un tiempo, cambiando el zumo por el café y algún paso en la elaboración para que el bizcocho quedara más consistente y poder montar la tarta sin que se rompiera.

Además, debo decir, que la crema pastelera es para mi como el arroz con leche, que a veces me apetece mucho, pero cuando pruebo el primer bocado ya no quiero más. Por eso, la he adaptado para darle un toque fresco y sabor cítrico.20150429_183300

Antes de empezar a cocinar me gustaría dejaros los enlaces de unos blogs fantásticos de donde he sacado ideas que me han ayudado a desarrollar esta receta.

En los fogones de Ana Sevilla, en lost in the kitchen y gallecookies encontraréis recetas deliciosas así como cremas para rellenos de tartas que a partir de hoy forman parte de mi recetario particular.

Y el blog kanela y limón de donde he tomado varias recetas de bizcochos, por ejemplo, el bizcocho genovés para utilizar como base para tartas y una receta de bizcocho inteligente deliciosa, entre otras. Así como consejos para que los bordes de los bizcochos queden perfectos para montar tartas.

No puedo dejar atrás los trucos para estabilizar rellenos y nata montada que he encontrado en la Pagina de Nestle Postres.

Y ahora sí, vamos a hacer realidad mi antojo de tarta de café y crema pastelera de naranja.

Espero que os guste!

INGREDIENTES: (para 8 porciones)

Bizcocho:

2 huevos L

125 g harina de repostería

100 ml aceite de oliva suave

80 ml de café expreso

125 g azúcar moreno

1 cucharilla de café de levadura química

Crema:

2 vasos de leche semi-desnatada (400 ml)

80 g azúcar

Piel de 1 naranja

2 cucharadas de zumo de naranja

6 semillas de cardamomo

2 cucharadas soperas de harina de maíz (Maicena)

4 yemas de huevo

En primer lugar vamos a preparar la crema pastelera de naranja:

Ponemos en un cazo a calentar la leche con la piel de naranja y el cardamomo, cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y dejamos infusionar de 5 a 10 minutos.20150429_142552

Mientras tanto, en un bol, batimos las yemas de huevo con el azúcar hasta tener una crema blanquecina. Le agregamos la harina de maíz y el zumo de naranja y mezclamos bien.20150429_142515

Retiramos la piel de naranja de la leche hervida y pasamos por un colador para desechar el cardamomo y algún grumo de nata que nos haya podido quedar en la leche al hervir.

Vertemos la leche colada de nuevo en un cazo, le agregamos la crema de yemas y harina, mezclamos bien y volvemos a calentar a fuego medio. Cuando empiece a hervir vamos a ir batiendo para que no se creen grumos  hasta que espese.

Como vamos a utilizar esta crema para rellenar la tarta debemos dejar que esté muy espesa y tenga consistencia suficiente para aguantar el peso del bizcocho.

Pasamos la crema a una manga pastelera bien cerrada o a un bol tapado con film transparente sin dejar huecos para que no le entre aire; y reservamos en la nevera hasta el momento de utilizar.20150429_143623

Ahora vamos a preparar el bizcocho:

Comenzamos pre-calentando el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.

En un bol ponemos los huevos con el azúcar moreno, y batimos con la ayuda de unas varillas eléctricas hasta que se cree una crema homogénea que triplique su tamaño inicial (unos 7-10 minutos).20150429_135250

Agregamos el aceite y volvemos a batir con las varillas hasta que quede totalmente integrado.

Repetimos el proceso con el café, mezclando bien para que se integre por completo.20150429_134744

Por último tamizamos la harina con la levadura y la agregamos a la masa del bizcocho.

Cuando tengamos la masa lista, preparamos el molde, yo he usado uno redondo de cerámica de 12 cm para que me quede un bizcocho pequeño pero alto que pueda cortar después en tres capas.

Engrasamos el molde y aunque uséis uno desmoldable, lo engrasamos con un poco de mantequilla y lo forramos con papel de hornear, que volveremos a engrasar por encima. De esta forma los bordes del bizcocho quedarán más lisos cuando lo desmoldemos y la tarta será más bonita.20150429_140239

Vertemos la masa en el molde y llevamos al horno a media altura, bajando en este momento la temperatura a 180 grados.

Horneamos entre 40 y 50 minutos o hasta que al pinchar el bizcocho con un palillo este salga limpio.

Si a mitad de cocción veis que la capa superior del bizcocho se está dorando demasiado, taparla con un poco de papel de aluminio, procurando que este no toque la masa.

Cuando el bizcocho esté cocido, lo sacamos y dejamos templar antes de desmoldar. Si el papel de horno se queda pegado al bizcocho, retirarlo cuando aún esté tibio, será más fácil.20150429_175720

Después dejamos que se enfríe por completo, y cortamos en tres capas de igual tamaño o en dos si habéis horneado en un molde más grande.

El bizcocho queda muy jugoso, por lo que no necesitamos mojarlo en almíbar antes de rellenar.

Colocamos en el plato de servir la primera capa de bizcocho (lo mejor es usar primero la parte superior, que al subir en el horno es la que suele quedar un poco más deformada). Rellenamos con una buena capa de crema pastelera de naranja, cubrimos con la segunda capa de bizcocho y volvemos a rellenar.20150429_180638

Tapamos con la última parte del bizcocho y podéis usar el resto de la crema para decorar o cubrir la superficie de la tarta.

Conservar en el frigorífico hasta la hora de servir.20150429_183050

Buen provecho!

Notas:

1.- El cardamomo da un toque más fresco a la crema pastelera, pero si lo preferís podéis sustituirlo por una rama de canela.

2.- Si no vais a consumir la tarta el mismo día, es mejor utilizar un poco de almíbar para humedecer el bizcocho y que se conserve jugoso más tiempo (por ejemplo un almíbar a base de zumo de naranja y azúcar)

3.- Para que la crema pastelera no pierda consistencia (que aguante uno o dos días) añadir a la elaboración un poco de gelatina neutra en polvo: Preparáis la crema como se explica arriba, pero a parte disolvéis una cucharilla de café de gelatina neutra en 2 dedos de leche fría, y cuando la crema esté espesando en el fuego le añadís esta leche y mezcláis bien. Así tendrá una textura más dura y no se bajará la tarta de un día a otro.

4.- Si no so gusta el café podéis sustituirlo por zumo de naranja o leche (en el caso de usar leche, la incorporamos a la masa antes que el aceite)

Anuncios

11 comentarios en “Tarta de café y crema de naranja

  1. ¡¡Hola Noelia!! ¡¡Guau, me encantan estas tartas que tienen varios pisos!! Llaman muchísimo la atención, y si además, está tan bien elaborada, ya es totalmente irresistible. El café no me gusta, pero siempre puede ser sustituible o reducir la concentración para que tenga un sabor muy sutil. Pero la crema pastelera sí me gusta. Suaviza bastante las tartas, porque no resulta muy pesada. Es cierto que sola no me la como, porque como tú dices, a la segunda cucharada ya me he cansado, pero como relleno me parece fantástica. Además, los toques con la que la has aromatizado son fantásticos. El cardamomo es mi asignatura pendiente, tengo unas pocas vainas sin usar y todavía no sé en qué gastarlas. Tu tarta es fabulosa para cuando tienes invitados, quedas fenomenal y es muy repartidera, ¡¡me encanta Noelia!! Besitos y feliz puente.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Isa, ya ves que no pude resistirme a prepararla, aunque debo decir que a pesar de mi antojo por estos dos ingrredientes: el cafe y la crema, lo que más me gustó del resultado fue la textura del bizcocho, queda un poco húmedo y esponjoso, pero a la vez consistente para montar una tarta con varias capas, yo te recomiendo cambiar el café por cacao diluido en agua, tengo un bizcocho en el horno con este cambii y huele que da gusto!!. Disfruta del puente. Besitos!!

      Me gusta

  2. Hola Noelia vaya corte tiene la tarta. Me encantan las tartas de capas o layer cakes. Esta la tengo que probar seguro que está deliciosa. Me encanta lo de “Como se nota que eres hija de tu madre”. Seguro que a mi hija mayor se lo dirán algún día, jejejeje. Espero que mis recetas te inspiren también 😉. Un beso fuerte 😘.

    Le gusta a 1 persona

    • ¿Inspirarme tus recetas? ¿lo dudas? Desde la receta del panetone alucino con todo lo que haces!! Me encantan tus entradas, la descripción de las recetas, las fotos… besitos Patri

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s