Galletas de limón

A las afueras de una gran ciudad, en lo alto de una colina y rodeados por grandes prados, vivía una comunidad de personas y animales,  con preciosas vistas al lago y a la imponente ciudad.20150221_153855Todas las mañanas Fredy, un joven conejo de granja, salía a estirar las patas al amanecer y corría colina abajo, entre los arboles y la suave hierba hasta llegar al lago, allí se lavaba la cara y aseaba antes del desayuno. Como buen conejo, Fredy era muy rápido haciendo este viaje, y a la vuelta, tenía tiempo de parar junto a su granja a contemplar la colina y los enormes rascacielos que incluso desde su aldea, podían verse al otro lado del lago.Fredy disfrutaba de una vida feliz, rodeado de buenos amigos y en un maravilloso hogar, pero cada mañana, al detenerse al borde de su casa, soñaba con las posibilidades y fantásticas aventuras que correría si viviera en la gran ciudad.
Una tarde, oyó al granjero de su casa decir que tenía que partir a la ciudad a vender la cosecha y sin dudarlo fue a hablar con el.
Le contó cuales eran sus inquietudes y le pidió acompañarle.
Este accedió, pues que mejor compañía en tan cansado viaje que un amigo como Fredy.
Cuando llegaron al mercado a vender los frutos de la recolección, el conejo estaba eufórico, ver tanta gente corriendo de un lado a otro, el ruido, los aromas que salían de los distintos negocios y todas esas calles nuevas por descubrir. Así que tomó una decisión: quería vivir en la ciudad.

Al volver a casa esa noche preparó una pequeña maleta, se despidió de todos sus seres queridos y volvió a partir a la ciudad.
Los primeros días de su nueva vida pasaron muy rápido, consiguió un empleo como repartidor y buscó un piso pequeño en la cuarta planta de un bloque de viviendas sin ascensor. Cada noche, llegaba a casa tan cansado que, a penas pensaba unos minutos en como les iría a todos en la granja y de las ganas que tenía de vivir grandes aventuras y contárselas a los suyos cuando volviera en las vacaciones de navidad.
Pasaron semanas y Fredy no conseguía hacer muchos amigos, compartía ratos con los compañeros del trabajo y saludaba a sus vecinos en el portal, pero  no tenía con quien tumbarse a mirar las estrellas, o alguien para contarle lo que había soñado la noche anterior.20150221_155237Pasados unos meses, Fredy conocía casi toda la ciudad, las tiendas, los parques, las muchas actividades que se pueden hacer para divertirse pero le seguía faltando el calor de su hogar. Comprendió que todas las vidas lejanas a la suya le habían parecido un cuento maravilloso que deseaba vivir, pero que su hogar, aquel que por muy pequeño y alejado que esté, era donde estaban sus seres queridos. Y unas semanas antes de las vacaciones, preparó de nuevo su maleta y volvió a casa,  a su hogar. Donde todos lo acogieron de nuevo con gran alegría.
Fredy fue feliz, se casó y tuvo hijos, y cuando ya era abuelo, uno de sus nietos se casó y le comunicó que él y su mujer se mudarían a vivir a la ciudad. La abuela se entristeció mucho y le dijo a su nieto: recuerda lo que le pasó al abuelo Fredy, no vayas a la ciudad, pero Fredy, se acerco a su nieto y le contó:

Yo me fui solo a la ciudad, con tantas ganas de vivir aventuras que nunca dedique tiempo a conocer a los que me rodeaban, no conseguí crear un hogar allí y por eso me volví a la granja, pero tu, querido nieto, si deseas ir, hazlo, crea tu hogar donde consideres oportuno y si pasado un tiempo eres feliz, ven a vernos por vacaciones, y sino… vuelve para quedarte, nosotros estaremos aquí.

Cerca o no de nuestro lugar de nacimiento, con una familia numerosa o sin ella, rodeado de muchos o pocos amigos, todos podemos poner los cimientos de un hogar; uno que por ejemplo, huela a galletas de limón.20150221_154541Espero que os guste!

INGREDIENTES: (para 20 galletas)

150 g harina de trigo

100 g harina de maíz

100 g azúcar

100 g mantequilla sin sal

2 yemas de huevo

1 cucharada de levadura tipo Royal (8 g)

Ralladura de un limón

1/2 cucharilla de sal

1 cucharilla de semillas de amapola (opcional)

Mezclar en un bol los dos tipos de harina tamizadas, la sal y la levadura. Reservar

En otro bol, batir la mantequilla blanda a temperatura ambiente (no derretida) con el azúcar, hasta tener una crema esponjosa y blanquecina.

Añadir las yemas de los huevos y la ralladura de limón. Mezclar bien.

20150221_124126

Agregar la mezcla de harinas y amasar bien con las manos. Al principio la masa parecerá migas de pan pero con un poco de paciencia tendréis una masa firme.

Hacer una bola con ella, envolver en film transparente y meter al frigorífico 15 minutos. Dejar enfriar una hora si las hacéis en verano o en una cocina muy cálida.20150221_125737

Yo he dividido la masa en dos mitades, y a una de ellas le he añadido una cucharadita de semillas de amapola.

Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo sin ventilador.

Sacar la masa de la nevera, extender con un rodillo, dejando la masa de unos 5 mm de espesor. Cortar las galletas con un corta pastas y si queréis decorar con algún sello. Colocarlas sobre la rejilla del horno cubierta con papel de hornear.20150221_145353

Mis galletas tienen un diámetro de 5 cm, si usáis un cortador más pequeño os saldrán mas cantidad que a mi.

Podéis pintar la superficie de las galletas con las claras de huevo que nos han sobrado si queréis que os queden brillantes, yo solo he pintado la mitad, para que podáis ver la diferencia entre unas y otras.

Horneamos las galletas entre 10 y 12 minutos o hasta que veáis que empiezan a dorarse. Dejar enfriar por completo antes de pasar a una bandeja de servir.20150221_155310

Se conservan en buen estado guardadas en una lata o un tupper bien cerrado durante una semana.20150221_154737

Buen provecho!

 

Anuncios

5 comentarios en “Galletas de limón

  1. ¡¡Hola Noelia!! Mi “idea” de hogar desde siempre, ha sido un hogar que huele a un dulce recién horneado, un bizcocho, unas magdalenas, unas galletas…y si son de limón, ¡¡pues el doble de buenas!! Le has hecho unas formas muy divertidas, lo que las hace de lo más tentadoras. Besitos y feliz fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Bizcocho de limón en microondas | Noestevez'blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s