Pastel ligero de calabaza

Durante las últimas semanas, mi localidad se ha echo muy popular, gran parte del merito, lo tiene el estreno de la película “La Isla Mínima”, rodada en gran parte en Isla Mayor y sus marismas.foto pelicula Además estamos en época de siega, de recogida del arroz y se han grabado muchos reportajes sobre el tema en las cadenas andaluzas.

Lo que la mayoría de las personas que ven estos reportajes no saben  es que el dorado paisaje de inmensas llanuras que nos rodean en Isla Mayor, no es así todo el año.

Como el cultivo del arroz es anual, nuestros campos varían mucho su aspecto según la época.

Durante los meses de enero a marzo, parece que vivo en un pequeño islote, rodeado de agua en la que se refleja el azul del cielo y el atardecer es de un rojo fuego, dando a las marismas un color plata que sugiere una falsa profundidad a unas tierras anegadas de no más de medio metro de agua.puesta de sol

Tras la siembra, en verano, el campo pasa a ser de un verde brillante e intenso emulando al césped de un campo de fútbol que no termina nunca.verde

Y la época que menos me gusta, la que nunca se ve en las fotos, es la que va a comenzar en pocas semanas. Cuando termine la siega del arroz y los agricultores fangueen las tierras, y además llegue el invierno con sus lluvias y tardes sombrías, toda esa marisma luminosa pasará a ser un barrizal, en tonos negros y una inmensa oscuridad en nuestros alrededores al caer la tarde.fangueo

Durante esta época, hace unos años, ocurrió algo que pocos creen por su similitud con una leyenda urbana que circula por ahí.

No era la noche de los difuntos, ya estábamos bien adentrados en el mes de noviembre, ni tampoco era una noche cerrada y lluviosa. Era una mañana de viernes, entraba a trabajar a las 8 de la mañana y teniendo en cuenta los kilómetros que me separan del centro de Sevilla y el tráfico en la ciudad a esas horas, salí de casa, como de costumbre a las 6.45 de la mañana. A algunos les puede parecer un sacrificio, pero es muy gratificante ver como amanece desde la soledad del coche y la carretera desierta todos los viernes por la mañana.agua plateada

Por lo que os he comentado antes, en esta época, el terreno que te rodea a la salida del pueblo es un barrizal eterno, en el que solo alcanzas a distinguir los caminos sin asfaltar que unen la carretera principal con las casas y almacenes de las afueras.

A unos 8 kilómetros del pueblo, hay una curva muy peligrosa, demasiado cerrada al final y donde el asfalto no es todo lo bueno que debería. A mitad de esta curva, por la parte externa de la misma, hay uno de esos caminos rurales que conducen hasta un cortijo precioso, rodeado de palmeras, en el que una familia vive solo durante la época de la recogida del arroz, como guardas del lugar, para evitar robos en la maquinaria que hay trabajando en esa época. Lo normal es que a mitad de noviembre, la casa vuelva a estar vacía. Pero esa mañana, antes del amanecer, vi luces en las ventanas y coches aparcados en la puerta. Me extrañó un poco, aunque no el dí mayor importancia. Pasé de largo, como de costumbre, con la suerte que al llegar al final de la carretera, donde una rotonda te permite dar la vuelta hasta el pueblo, me di cuenta que no llevaba una carpeta con documentación que debía entregar esa misma mañana.

Me la había llevado a casa precisamente por eso, para terminar todo el papeleo del cierre de un curso que estaba evaluando.

Por eso os digo, que tuve suerte de darme cuenta en ese lugar, solo tenía que dar la vuelta, volver sobre mis pasos unos 12 kilómetros y recoger la documentación de mi casa.

Así que vuelta a empezar, volví a salir del pueblo, esta vez un poco más apurada de tiempo que la primera vez, y enfilé la misma y única carretera rumbo a Sevilla.

Al volver a pasar por la curva que os comentaba antes, en la casa grande, las luces exteriores ya no estaban encendidas, empezaba a amanecer y se habría apagado el automático. Pero dentro de la casa si había luz, y en la calle bombillas pequeñas se movían en todas direcciones. Pasé más despacio de lo habitual para cotillear lo que pasaba, y allí, en el extremo del árido camino, cerca a la carretera principal, había una niña, agachada en el suelo.

Me salí de la carretera hacia el camino y bajé a ver que le ocurría. La pequeña tendría unos 12 años, llevaba un pijama de flores y mariposas de color verde y una zapatillas de deporte. Estaba asustada y tenía señales de haber llorado.

Me senté en el suelo, a su lado, y le pregunté que le pasaba. Me contó que sus padres se estaban peleando y que la despertaron las voces, que no le gustó escucharlos y se puso sus zapatillas y salió por la puerta del patio y echó a correr. Se tropezó con una piedra y cayó de rodillas, y ahora le daba miedo levantarse y volver a la casa porque le iban a reñir.

Entre tanto, las luces pequeñas que vi moverse desde la carretera se fueron acercando. Eran los padres de la niña buscándola junto con algunos trabajadores que ya estaban en la finca. La ayudé a levantarse y les grité a los padres donde estaba la pequeña, y una vez reunidos, seguí mi camino hacia el trabajo.???????????????????????????????

Claro está ese día, llegué un poco tarde, pero cuando conté lo sucedido y vieron mi irritación, pues odio llegar tarde, me comprendieron.

Un año después escuché rumores acerca de aquella casa y recordé lo que había ocurrido. Pregunté, como una cotilla de nuevo, a un grupo de mujeres que esperaban en la cola del supermercado, de que hablaban y me contaron, que la familia que trabajaba de guarda en esa casa de las palmeras altas que está junto a la curva no había vuelto para la época de la siega, y que por lo visto, la esposa del guarda (madre de aquella niña, supuse) había muerto pocas semanas después de la última campaña del arroz en esa casa, y que al hombre le resultaba muy doloroso volver allí. Desde entonces, cada año, una familia nueva ocupa la zona durante los meses de septiembre a noviembre, y ninguna quiere repetir al año siguiente.

Hasta aquí mi historia parecida a la leyenda urbana: la niña del pijama blanco o niña de la curva. ¿Mi historia, o mi versión de una leyenda?

Lo dejo a la imaginación de cada uno y ahora a cocinar.

Espero que os guste!!

INGREDIENTES:

1 kg de calabaza cruda ( unos 800 g después de quitar la piel y las pipas)

110 g azúcar blanca

110 g azúcar moreno

5 huevos

200 ml leche evaporada ( o nata para montar)
60 g harina de maiz

2 cucharadas de esencia de vainilla

1 cucharada de canela molida

1/2 cucharada de nuez moscada

fideos de chocolate para decorar.

Para preparar este pastel, vamos a comenzar asando la calabaza en el horno, para que sea más rápido la he limpiado antes, quitándole la piel y las pipas y cortándola en tacos de pocos centímetros de grosor.

La metemos al horno en una fuente a 220 grados, con calor arriba y abajo durante unos 40 minutos aproximadamente.

Cuando la calabaza esté asada, la sacamos y disponemos en un colador, y con la ayuda de un cazo o un tenedor grande de cocina, la vamos aplastando un poco para que suelte el exceso de agua.???????????????????????????????

En un bol, batimos los huevos con los dos tipos de azúcar hasta que doble su tamaño.

Añadimos la leche evaporada o nata, mezclamos bien y agregamos la esencia de vainilla y las especias.???????????????????????????????

Vertemos parte de la masa en el vaso de la batidora junto con la calabaza asada y la harina. Trituramos.???????????????????????????????

Después devolvemos el contenido del vaso al bol con el resto de la masa y lo mezclamos todo.

Engrasamos un molde desmoldable con un poco de mantequilla y vertemos la masa.

Yo he usado un molde redondo, pero si tenéis uno cuadrado fácil de desmoldar, podéis cortar el pastel después en pequeñas porciones individuales.

Horneamos el pastel a 180 grados 45 minutos, o hasta que al pinchar con una punta esta salga limpia.

Durante la cocción en el horno veréis que la masa sube mucho de volumen, pero después cuando la saquemos del horno bajará a su estado inicial y quedará como la veis en las fotos.???????????????????????????????

Cuando esté listo el pastel, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que se temple, entonces lo desmoldamos, decoramos con los fideos de chocolate y dejamos enfriar.

Conservar en la nevera hasta el momento de comer.

Este pastel es muy húmedo y se conserva muy bien en el frigorífico hasta 4 días.???????????????????????????????

Buen provecho!!

Anuncios

4 comentarios en “Pastel ligero de calabaza

  1. ¡¡Hola Noelia!! ¡¡Me ha encantado tu historia!! ¡¡Y es que me encanta leer historias!! Y más cuando sabes que alguien las ha vivido. La verdad es que los paisajes son maravillosos, aunque a veces quede embarrado y un poco menos bonito, es una zona privilegiada. Tu pastel de calabaza también me ha gustado, es muy jugoso y ligero. La leche evaporada es una opción menos pesada que la nata y los postres quedan geniales con ella. Cuando quiero aligerar algún postre, siempre la utilizo. Espero que pases un buen día de Halloween aunque no lo celebres. ¡Ah! Mañana, ya que por fin no voy a trabajar un sábado, vamos a ir a ver la isla mínima, no sé si la has visto, para que me aconsejes qué tal es. Besitos.

    Me gusta

    • Gracias Isa!! La peli si la he visto, claro. Creo que pocos habitantes de mi pueblo no han ido a verla, de echo muchos de los figurantes son amigos y familiares mios. La película está muy bien, la ambientación totalmente lograda te transporta a los 70 y la fotografía ayuda mucho a mantener el suspense. Con respecto a la historia es difícil darte mi opinión sin desvelar nada de la trama, solo te diré que me esperaba algo más.
      Un beso enorme y que disfrutes de tu sábado de descanso!

      Me gusta

      • ¡¡Hola Noelia!! ¡¡Entiendo que fuerais todo el pueblo a verla, ¡¡si salen la mitad en ella, ja, ja!! Al final la vimos el sábado, y sí me gustó, aunque al final la trama me pareció muy simple pero la peli está muy bien hecha y Javier Gutierrez está muy bien en ella. El domingo vimos Equalizer y nos gustó mucho. Besitos.

        Me gusta

      • Isa creo que coincidimos en nuestra opinión sobre la peli, el argumento se quedó para mi gusto un tanto insulso e incompleto, pero no podía decirte eso antes de que la vieras y que fueses al cine connuna idea preconcebida en la cabeza. Besitos!!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s