Panna Cotta de Sandía

Pensaréis que una receta con sandía a estas alturas…, quizás me la había dejado olvidada en el tintero o tal vez se me olvidó pulsar la opción de publicar entrada; pues ni mucho menos.???????????????????????????????

Se que el verano tiene los días contados, pero no me resisto a creer que todavía puedo disfrutar del sol, la piscina, la playa y los atardeceres cálidos un poco más. Acaso, ¿no hay, aún, personas de vacaciones?

Los días comienzan a acortarse, y lo noto cada mañana,

mi despertador es el amanecer, y veo como cada día, el sol sale un poquito más tarde; hoy dos minutos después que ayer (eso dice la aplicación meteorológica que tengo en el móvil) y la puesta de sol también se adelanta. Me he pasado el verano cenando cuando aún quedaba un poco de luz en la calle y eso ya no ocurre.

A pesar del evidente concurrir de los días sé, por experiencia, que al menos por el sur nos queda todavía algo de verano. Las mañanas en el bajo valle del Guadalquivir nos traen nieblas matinales y brumas, que no son más que el aviso de que el sol comienza a calentar y está evaporando la rociada de la noche. Incluso en mañanas muy cerradas como la de hoy, acaba por salir el sol, brillante, con fuerza, no dejando que el termómetro descienda aún de los 30 grados de máxima y avivando la ilusión de que hoy, también podré tomar un rato el sol desde cualquier punto de mi localidad.

Por eso, a pesar de estar rozando con la punta de los dedos la pronta llegada del otoño, vamos a preparar un sencillo y refrescante postre de sandía.

Espero que os guste!

INGREDIENTES:

1/2 sandía pequeña

400 ml nata para montar (con 35% de materia grasa o más)

200 g queso crema

60 ml leche

2 +2 cucharadas de azúcar

Unas hojas de hierbabuena fresca o menta

4 láminas de gelatina neutra

La Panna Cotta es un postre típicamente italiano, que no es más que nata cocida, su textura es parecida a la de una cuajada, aunque algo más ligera.

Lo bueno de este postre tan conocido, es que al prepararse con tan pocos ingredientes, nos permite infinidad de variedades.

Normalmente se prepara con nata y leche solo, o como en nuestro caso, con queso. Y suele servirse acompañado de una compota o mermelada de frutos rojos.

Hoy vamos a seguir estas premisas para preparar una panna cotta diferente, para acompañar en estas sobremesas de verano que aún no han terminado.

En primer lugar, y lo que nos va a llevar más tiempo, vamos a preparar la semi mermelada de sandía. El nombre en sí ya nos dice que es una mermelada a medio hacer, pues quiero que queden daditos de sandía crujiente al masticar este postre.

Quitamos la corteza y zonas blancas a la sandía, sacamos todas las pipas y troceamos toda la carne roja en dados pequeños. Espolvoreamos por encima dos cucharadas de azúcar, añadimos el zumo de un limón y unas hojas de hierbabuena fresca.

Dejamos reposar el bol con la fruta una media hora para que vaya soltando agua y después ponemos a hervir en un cazo a fuego medio- alto.

La mermelada se hace normalmente con la misma cantidad de azúcar que el peso de la fruta que vayamos a utilizar, pero en este caso, la sandía es un fruto muy dulce que cuando ponemos a cocer casi no necesita azúcar. De todos modos, si os gusta más dulce solo tenéis que añadirle algo más de las medidas que yo he utilizado.

Tras unos 10 minutos de cocción, cuando el volumen de la sandía haya reducido a la mitad y en el cazo no quede tanta agua, bajamos el fuego para que no se queme y seguimos cocinando hasta que los dados comiencen a tener una textura gelatinosa y el caldo del fondo del cazo comience a espesarse.

Retiramos del fuego, sacamos las hojas de hierbabuena, pasamos  la mermelada por un colador conservando el caldo sobrante y dejamos enfriar.???????????????????????????????

Ahora vamos a comenzar a preparar la panna cotta.

Debo deciros que aunque el postre es sencillo y rápido de cocinar, lo he tenido que preparar dos veces, pues la primera no me cuajó lo suficiente y se deshizo a la hora de desmoldar. Así que si utilizáis las medidas que os he indicado en los ingredientes, os aseguro que la textura será perfecta.

Y si queréis preparar más cantidad o menos, esta es la proporción de ingredientes que debéis usar:

Por cada 100ml de nata: 50 g de queso crema, 15 ml de leche, 1 lámina de gelatina y 20-30 g de mermelada.

En primer lugar, ponemos las láminas de gelatina neutra a hidratar en un bol con agua fría.

En un cazo antiadherente, llevamos al fuego la nata con el queso crema, removiendo constantemente para disolver el queso y con cuidado de que no hierva.

Aunque la traducción literal del nombre de esta receta es nata cocida, no debemos hervirla, pues la estructura de la nata podría romperse y después no llegará a cuajar bien el postre.

Cuando el queso esté completamente integrado con la nata, disolvemos las dos cucharadas de azúcar restante en la leche y las incorporamos. Seguimos calentando un par de minutos más.???????????????????????????????

Sacamos la gelatina, que ya estará hidratada, del bol, escurriéndole bien el agua sobrante y las agregamos al cazo. Mezclamos bien para que la gelatina se disuelva y retiramos el cazo del fuego.

Añadimos el caldo espeso que habíamos guardado de preparar la mermelada y mezclamos bien.???????????????????????????????

Vertemos la panna cotta en un molde de silicona o si lo preferís en vasos individuales para comer de ellos directamente.

Introducimos cucharaditas de mermelada dentro de la panna cotta y llevamos el molde a la nevera, donde dejaremos enfriar al menos dos horas, hasta que cuaje correctamente.???????????????????????????????

Si usáis un molde como el mío, a la hora de desmoldar tenemos que sacar el postre de la nevera un ratito para que atempere y se despegue con mayor facilidad de molde. Después damos la vuelta en un movimiento rápido sobre el plato que vayamos a usar para servir. (Como si diésemos la vuelta a una tortilla)DSC04551

Para servir, acompañar con el resto de la mermelada de sandía.

Buen provecho!

Anuncios

2 comentarios en “Panna Cotta de Sandía

  1. ¡¡Hola Noelia!! Me encantan las pannacotas. Y creo que apetecen tanto en invierno como en verano. Te ha quedado muy apetecibe y el molde que has utilizado para su presentación me ha gustado mucho. Con este postre ¡¡ triunfo seguro!! Besitos.

    Me gusta

    • Gracias Isa, yo tambien creo que este tipo de postres junto con los flanes, natillas y cremas pueden servirse todo el año, y si queremos acompañarlo de fruta… Solo hay que buscar la que esté de temporada!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s