Bizcocho marmolado

El blanco y negro son dos colores extremadamente opuestos, que observamos combinados en multitud de ocasiones y para todo tipo de objetos: un traje negro con camisa blanca, camisetas bicolor, códigos de barras, letras negras sobre fondo blanco,crema de chocolate negro con capa de nata,etc.DSC_3557

Estos polos opuestos se afinan mucho en la cocina, pues la presencia hace mucho a la hora de comer (si un plato se nos mete por el ojo, será más fácil que nos entre por la boca); por eso es normal encontrar, tanto en platos salados como dulces, la mezcla de colores opuestos, aunque no sean siempre blanco y negro: chocolate y fresas, espárragos verdes y queso feta, tomate y nueces,etc. Colores que chocan o combinan en nuestros platos y que hacen más sugerente cada bocado.

Eso ocurre con el bizcocho mármol, una masa en la que se unen dos colores diferentes, para preparar un único dulce con sabores clásicos, como la vainilla y el chocolate, algunos más frescos como la naranja y cacao (el que os voy a presentar hoy) y otros no tan comunes, pero aún así deliciosos, como bizcochos marmolados de pistacho y plátano; o fresas y queso.

Hoy vamos a cocinar una receta muy tradicional de bizcocho mármol, con sabor a cacao y naranja, combinados en un bizcocho más denso que los que preparo normalmente, pues en la consistencia de este dulce está el truco para que al cortar, podamos observar las dos masas de diferente color.

Una sugerencia antes de empezar a cocinar: acompañar este plato de un buen vaso de leche, o chocolate, incluso de un capuchino, porque si nos volvemos un poco críos y remojamos el bizcocho antes de comer, lo disfrutaremos todavía más.

Espero que os guste!

INGREDIENTES:

400 g harina de repostería

220 g azúcar

125 g mantequilla sin sal

2 cucharadas de esencia de vainilla

250 ml leche entera o semidesnatada

1 sobre de levadura química tipo Royal

ralladura de una naranja

4 cucharadas de cacao en polvo

Precalentamos el horno a 180 grados.

Preparamos un molde para el bizcocho, en este caso he utilizado un molde rectangular de 23 cm de largo, pero podéis hacerlo en el que más os guste. Engrasamos el molde con un poco de mantequilla y forramos de papel de hornear. Reservamos.

En un bol de buen tamaño y con la ayuda de unas varillas eléctricas, batimos los huevos con la mantequilla blanda a temperatura ambiente ( preparé este bizcocho una calurosa mañana sevillana de 38 grados, así que en las fotos mi masa no es tan esponjosa al principio como debería porque la mantequilla se me derritió por completo).

Cuando tengamos una crema blanquecina añadimos el azúcar y seguimos batiendo.

Después incorporamos la leche y la esencia de vainilla.DSC_3543

Por último tamizamos la harina con la levadura y la vamos añadiendo poco a poco a la masa sin dejar de batir.DSC_3545

Cuando tengamos todos los ingredientes bien integrados, dividimos la masa en dos partes iguales. Yo lo hice a ojo, así que al final me quedó más cantidad de masa con chocolate que de naranja, pero ya veréis que al montar el bizcocho queda igual de bien.

A una mitad de la masa le añadimos las cucharadas de cacao y mezclamos muy bien para que el color quede homogéneo. A la otra mitad le ponemos la ralladura de la piel de una naranja y mezclamos también.DSC_3548

Para verter la masa en el molde y que el bizcocho tenga el efecto mármol, hay varias formas de hacerlo, esta ha sido la mía: verter dos cucharadas soperas de masa de naranja en un extremo del molde, al lado dos cucharadas de masa de chocolate y así seguimos hasta llegar al final. Después volvemos al principio y sobre la primera parte de masa de naranja vertemos una segunda del sabor opuesto y así hasta gastar todas las masas.DSC_3549

Como os dije antes, me ha salido más cantidad de masa de chocolate que de naranja, así que he puesto una última capa muy fina solo de masa de chocolate para gastarla por completo.

Si utilizáis un molde redondo o cuadrado para hacer este bizcocho, podéis cubrir todo el fondo con la mitad de una de las masas, poner la segunda encima y cubrir con el resto de la primera masa, después con la ayuda de una espátula de cocina mezcláis un poco ambas masas y también tendréis el efecto deseado.

Metemos nuestro bizcocho al horno durante 45 minutos, y pasado ese tiempo pinchamos con una hoja de cuchillo limpia para comprobar si está totalmente cocinado, si no es así, dejamos hornear unos minutos más.DSC_3555

Dejamos enfriar nuestro bizcocho sobre una rejilla antes de servir.DSC_3562

Buen provecho!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s